noviembre 20, 1997

RECADI vuelve al ataque

En un pais donde el Gobierno con orgullo se atreve a publicitar en 1997 la terminacion de unas obras viales inciadas en 1973, los resultados tardios de las gestiones administrativo - legales no deberian sorprender. No obstante sorprendidos estamos al notar la reciente circulación en Caracas de citaciones, solicitudes de reintegros, imposición de multas, declaratorias sin lugar de recursos y demas hierbas aromáticas; todas estas relacionadas con Recadi. Si Señor: Con Recadi - No con OTAC - Con Recadi!.
Para mis lectores jóvenes que pudiesen estar bajo la equivocada impresión de que las loqueteras de los sistemas de controles cambiarios se originaron exclusivamente durante este Gobierno les recuerdo que a principios de los ochenta se implemento un sistema de controles, como respuesta confusa a una nueva realidad cambiaria donde se descubrió la devaluación del bolívar y que se conoció como Recadi.
El sistema Recadi, vía la emisión de señales económicas equivocadas, la estimulación de importaciones totalmente innecesarias y el uso corrupto de los beneficios cambiarios que se ofrecían, se constituyo en el experimento económico mas costoso de la historia venezolana. Todas las perdidas acumuladas de la reciente crisis bancario (y que estimo en unos US$ 9.000 millones ver nota) no suman un monto ni cercano al costo total producido por Recadi. Fue solo el hecho de que el costo de Recadi se incurrió sobre un periodo de varios años diluyendo su efecto que lo hizo menos visible, como desastre, que la crisis de bancos.
Aun cuando existió una cierta oposición, la inherencia casi absoluta que tenia el sistema Recadi en la economía nacional, resulto en la creación de una especie de sociedad de cómplices que hacia muy difícil tanto corregir como castigar los abusos que se cometieron. Todavía recordamos la sorna implícita en los comentarios relativos al chinito de Recadi, único personaje y que como excepción que comprueba la regla, sufrió un castigo judicial.
Recadi, como cualquier proceso burocrático gubernamental, requería para su funcionamiento de una amplísima documentación y lo cual le imponía exigencias administrativas poco usuales a una industria y un comercio en verdad poco acostumbrados a mantener relaciones con organismos oficiales de cierto nivel. Como co-ejecutor del sistema de Recadi el gobierno contrata ademas a la banca nacional y la cual bastante a regañadientes debe durante varios años dedicarse a papelear documentación y emitir fianzas por compromisos incomprensibles.
Cuando al fin Recadi desaparece el alivio es total. Como reacción normal los involucrados comienzan un proceso involuntario de archivar, guardar por ahi, esconder y perder todo tipo de documentación que pudiese recordarles tan nefasto capitulo. Asimismo surgen nuevos actores. O generaciones nuevas que nunca vivieron a Recadi (50% del país) o extranjeros inversionistas - banqueros pero que todos tienen algo en común. Ven una carpeta tipo Recadi, la observan, la definen como el producto de una loquetera histórica y con la eficiencia, energía y arrogancia propia del recién llegado, la mandan a botar.
Es al día siguiente que; del Banco Central de Venezuela; del Ministerio de Hacienda; de los bancos fiadores y; de las distintas Cortes Administrativas le empieza llover los escritos. 
"La Corte xxx en relación al recurso interpuesto ... declara SIN LUGAR el recurso contencioso administrativo interpuesto por yyy contra la decisión dictada por la Comisión de Registro de la Deuda Externa Privada mediante resolución de Febrero de 1985". 
"Tenemos el agrado de dirigirnos a Usted con el fin de notificarles que el BCV nos ha solicitado el reintegro de xxxx dólares en adelantos por las siguientes importaciones y por las cuales sostienen que no se consigno oportunamente la documentación que justificaba dichos adelantos"
Las preguntas que nos quedan a todos son varias ¿Que extraña fuerza de energía logra potenciar la reactivación casi fantasmagórica de lo que para todos los fines se había considerado unos expedientes muerto? ¿Es esto la nueva Venezuela donde la Justicia llega tarde pero llega? ¿Sera esto un te espero en la bajadita? ¿Sera esto el resultado de una nueva aplicación de la privatización de negocios oficiales?
Por lo menos algunas conclusiones parecen claras: !Guarde hasta el recibo del peaje! !Cuidado OTAC viene por ahi; si no este siglo, seguro el proximo!
Nota: Los 9.000 millones de dólares estimados como costo de la crisis bancaria es el resultado de sumar a.) 2.000 millones derivados de una mala administración de los bancos, b.) 3.000 millones en perdidas de cartera de cartera e inversiones resultante de una política monetaria anormalmente severa con tasa de intereses reales superiores a 20% y c.) y 4.000 millones de dólares de costo producto de la ineficiente administración de la crisis por parte de las autoridades.
Traducido del Daily Journal


agosto 29, 1997

Sueños y visiones para la Venezuela del 2000

De solo pensar en la posibilidad de que mis tres lindas, inteligentes y avispadas hijas tengan que, junto a sus demás compañeras y compañeros venezolanas, atravesar el umbral del próximo milenio agarraditas de las manos de cualquiera de las actuales opciones electorales, me crea un nudo en la garganta. No lo digo por sugerir que dichas opciones no estén fundamentadas en personas eficientes y de buenos sentimientos sino por el simple hecho de que, hasta la fecha, ninguno de ellos ha logrado presentar una visión o un sueño inspirador.
Al país le esta haciendo una verdadera falta los sueños y las visiones relativos a su futuro. Sin ellos no se lograra estimular ni los esfuerzos ni los sacrificios tan necesarios para tener una posibilidad de situar a Venezuela entre los países verdaderamente desarrollados. Para lograr un desarrollo no existe recetarios perfectos pero me recuerdo de un proverbio chino que recomienda apuntar al cielo ya que aún cuando no lo alcances, habrás de llegar mas alto que apuntando a algo sobre tu nivel.
Veamos un ejemplo de sueños. En Malasia pais con una población de 20 millones en un area casi la tercera parte de Venezuela recientemente lanzaron un plan para un costo de 20.000 millones de dólares crear una especie de parque de tecnologia informática. Dicho parque, situado entre la capital de Kuala Lumpur y su aeropuerto internacional, área que comprende unos 50 Km de distancia, incluirá entre otros la fundación de dos ciudades nuevas, la instalación de unas redes de comunicación de fibras ópticas de inmensas capacidades y la promesa de desarrollar tanto un gobierno como una serie de leyes que se adecuen al manejo de una realidad cibernética.
Para ocupar tal parque se ha cursado invitaciones a las principales empresas tecnológicas del mundo e induciéndolas a participar en la generación de una serie de proyectos futuristas tales como la creación de "colegios inteligentes", medicina teledirigida y el diseño de procedimientos electrónicos de gobierno que eliminen el uso del papel. 
Para la fecha y en base a beneficios tales como incentivos fiscales, protección de la propiedad intelectual y libertad de censura (algo importante para el mundo del Internet) una gran cantidad de empresas importantes ya han mostrado serias intenciones de unirse al proyecto.
Sin calificaren absoluto sobre si el plan de Malasia tenga sentido o no, en Venezuela no existe nada similar. Si analizamos la actual oferta de sueños y visiones nos encontramos con una selección vergonzosamente pobre, encabezada por la posibilidad de un sistema de identificación inteligente con cédulas de 4 K. 
Hasta en el caso del tantas veces prometido tren a Cúa, su último renacimiento publicitario lo pregona más como una solución al problema de Caracas que como una apertura al desarrollo. En los sueños ferroviarios de otras épocas los trenes cruzaban todo el territorio nacional. Probablemente ni existían planes para una estación en Cúa. 
Planes audaces como el de por ejemplo utilizar los recursos obtenidos en la reciente subasta petrolera para equipar con computadoras a cuatro millones de estudiantes, darles total acceso a la información existente en la red mundial de Internet y ofrecer así la posibilidad de una verdadera revolución educativa y social, son planes que no se plantean, ni como posibilidades. 
En cambio los recursos de la apertura petrolera, obtenidos saqueando los flujos futuros que en verdad habrían de pertenecer a nuestros hijos y nietos, probablemente se utilizaran para satisfacer gastos salariales de una burocracia, la cuál anticipando Malasia también parece haber eliminado el uso del papel, aún cuando en este caso no por diseño sino por incapacidad logística. A que cabeza hueca puede alegrarle el hecho de que las reservas del Banco Central hayan subido alcanzando un record superior a 18.000 Millones de dólares cuando las verdaderas reservas del país, su juventud, se encuentra desprotegida y desnutrida.
Como país considero que entre todos tenemos una responsabilidad inmediata de lograr desarrollar unos planes o visiones futurísticos que provean no sólo un sentido de dirección pero que además garantice satisfacer las necesidades de ilusión tan propias de la juventud. De nuestros líderes debemos esperar la capacidad de entenderlos, asimilarlos y convertirlos en realidad.
Dios quiera que llegado el 31 de Diciembre de 1999, no tenga necesidad de anunciarle a mis hijas la mudanza a un exitoso parque informático Malasio. Dios quiera que la ilusión que brille en los ojitos de ellas, incluya a Venezuela.


julio 24, 1997

Fondos de pensión - ¡Aún NO¡

Durante más de diez años he sido un entusiasta de la implementación de fondos de pensión como los que existen en Chile. He asistido a numerosos seminarios sobre el tema tanto en Chile como en Venezuela. En estos momentos en Venezuela al fín se nota una aceptación casi general de los conceptos y hasta parece que la bendición legal está a la vuelta de la esquina. ¿Porqué entonces no me siento emocionado?
Muchas veces los viejos han conseguido un trato humano y civilizado en sociedades pobres y poco desarrolladas como también se ha visto horrores en sociedades muy ricas y supuestamente desarrolladas. Por lo tanto no se debería establecer una función directa entre la riquexa de un pais y la calidad del cuidado de sus viejos. No obstante resulta evidente que la existencia de recursos económicos facilitan la prestación de un cuidado adecuado y por el contrario la ausencia de estos puede significar convertir en nada hasta las mejores voluntades.
En Chile y Peru y en todos los demas paises en los cuales se han desarrollado los fondos de pension, estos fondos, han sido solo una parte de un conjunto de medidas e instrumentos destinados a devolver la racionalidad económica a sus respectivos paises. El hecho de que por lo menos hasta la fecha dichos paises hayan logrado un fuerte y sano crecimiento económico y por ende los fondos hayan logrado obtener rendimientos excelentes, debe ser un elemento importante para apuntalar su popularidad. Permítame dudar que un fondo de pensión establecido con la mejor reglamentación, manejado con la mayor responsabilidad y sometido a la más eficiente supervisión, tuviese el menor chance de haberse convertido en un ejemplo para otros paises, si tal fondo se hubiese desarrollado en una economía dirigida por Salvador Allende o Alan Garcia.
En Venezuela y para garantizar el futuro de jovenes, adultos y viejos por igual, hace más falta lograr aquellas reformas que permitan asegurar por ejemplo que ingresos petroleros como los de los últimos 20 años no se vuelvan a desperdiciar, que la introducción de unos fondos de pensión. Por el contrario introducir los fondos en las circunstancias actuales y antes de que el pais se haya logrado enrumbar, pudiese parecer un simple complot para lograr desprestigiar una buena idea.
Lo anterior debería también ser considerado por todos aquellos que buscando una actividad económica a que dedicarse, actualmente se pelean el derecho de administrar los fondos. El día en que una nueva generación de ancianos les reclame su mala gestión, de poco les significará argumentar que el Estado (sinónimo de políticos ávidos por recursos fiscales para complementar los menguados ingresos petroleros) los obligó a invertir en papeles de la Nación. Tampoco creemos que tenga poder absolutorio argumentar el no tener nada que ver con las nuevas devaluaciónes que erosionaron los valores patrimoniales.
Asumir la responsabilidad por los fondos de pensión es asunto serio. Aún cuando estoy seguro que el sector privado lo haría mejor que el sector público creo que los resultados que estos pudiesen obtenerse en las circunstancias actuales no serían lo suficientemente satisfactorias. Si actualmente el sector pensante del pais se da por satisfecho con la simple introducción de los fondos, le estaría proporcionando a los políticos, su próxima generación de chivos expiatorios.
Estaría dispuesto a sacrificar para siempre la existencia de los fondos de pensión administrados por el sector privado y hasta aceptar la creación de un nuevo Seguro Social en manos de unos profesionales de CorpoMercadeo, si esto tuviese como contraprestación unas reformas fundamentales. En ciertos momentos estaría dispuesto hacerlo hasta por una simple reforma constitucional que tuviese como objetivo prohibir el endeudamiento externo e interno del sector público. Estoy seguro que el trueque anterior tendría un gran valor para el bienestar de nuestros futuros ancianos.
Finalmente no nos olvidemos que una sociedad siempre implica una contínua asignación y reasignación de recursos. En el supuesto caso de que todos nuestros ancianos (yo incluido) el día de mañana se hubiesen vuelto millonarios (en términos reales) a causa del sistema de fondos de pensión pero que el resto del pais no hubiese seguido por la misma afortunada senda, dejame asegurar que las generaciones que les siguen y con razon, no les permitirán disfrutar tranquilamente su vejez.
Por favor hasta cuando tendremos que oir los cuentos de sirena sobre las posibilidades de obtener rendimientos reales, en un pais irreal.


julio 03, 1997

La economía y el niño preguntón.

La política económica de Venezuela durante los últimos años ha planteado unas serias interrogantes basicas pero que a veces pasan por desapercibidas a causa del fenómeno conocido como el "no ver el bosque por los arboles". Ademas y por cuanto muchas de estas interrogantes por su sencillez resultan casi de naturaleza infantil, las preguntas que generan, frecuentemente reciben respuestas similares a las que a veces ofrecemos en desesperación paterna a nuestros hijos preguntones o sea, "porque asi es y así lo digo yo!.
Por cuanto de verdad creo que el futuro de nuestro pais depende en un alto grado de contestar correctamente algunas de estas preguntas, permítame como un académico, con estudios en varios paises, con postgrado, graduado con honores y como un profesional con larga experiencia en muchas áreas de la economía nacional, por unos breves momentos ocupar el lugar de ese niño preguntón.
Si existe un firme consenso tanto en Venezuela como en el exterior de que nuestra administración pública no ha sido capaz de administrar o, de forma mas precisa, ha sido altamente incapaz en administrar los recursos entonces: ¿Como es posible que la Agenda Venezuela incluya y como un elemento fundamental, un considerable aumento de los ingresos del sector público y como es posible que el Fondo Monetario Internacional recomiende tal acción?.
Si existía una balanza comercial positiva y lo cual normalmente nunca justificaría una devaluación, entonces: ¿Porqué se permitió una mega devaluación (empobreciendo al sector privado y enriqueciendo al sector público) y a quien se le ocurrio clasificar esta medida como ortodoxa.
En general para un país que se encontrase sumergido en una recesión, lo último que hubiesen recetado los economistas, sería un considerable aumento en la carga tributaria.¿Porqué en Venezuela si se procedio a incrementar la carga fiscal y agravando así por supuesto la recesión?
Si existe un firme consenso tanto en Venezuela como en el exterior de que las posibilidades futuras del pais se fundamentan en una disminución del sector público y que tales políticas han sido perseguidas entre otros por grupos neoliberales y para los cuales dichos logros es casi religión entonces: ¿Porque año tras año el sector público solo crece en relación al sector privado?
Hemos de alegrarnos porque gracias a la confianza de los inversionistas logramos vender el proceso de apertura petrolera a muy buenos valores. ¿Porqué no podemos preguntar sobre en cuanto lo pudiesemos haber vendido si los mercados nos hubiesen tenido la misma confianza que por ejemplo le han demostrado a Chile?
Si sabemos que hasta en los países mas desesperados como en las nuevas repúblicas brotadas de la vieja Rusia, se logra a buen precio vender petroleo e inversiones en campos petroleros, entonces: ¿Porqué hemos de alegrarnos en que se haya realizado un ingreso sin ni siquiera haber aclarado para que lo van a usar?
Si durante años hemos despotricado contra toda la banca internacional que "nos engaño" y nos sumergió en un maldito endeudamiento externo, entonces: ¿Porqué hemos de ponernos contentos de que la banca internacional nuevamente nos demuestre confianza y desee darnos nuevos créditos?
Si después de unos cuantos meses de agenda Venezuela, donde la recesión se ha profundizado, el sector público ha crecido, no se ha logrado mayores avances a nivel de necesarias reformas de sectores vitales como justicia, salud y educación, entonces: ¿Para quién trabaja el Fondo Monetario Internacional cuando en su visita de inspección ocular, felicita al país por sus avances, pero eso sí, le recuerda que hay que subir mas el precio de la gasolina?
Si siempre hemos sabido que somos un país petrolero, y que mientras el petróleo durase seríamos un país básicamente rentista, y que muchos de nuestros problemas actuales se debe a que hemos sido malos rentistas entonces: ¿Porqué en la búsqueda de un modelo económico de desarrollo siempre insistimos en abandonar el modelo rentista, en lugar de perseguir un modelo que nos haga buenos rentistas?
Si conocemos que una industria petrolera no es una gran generadora de empleo y que además por mantener la paridad cambiaria alta dificultaría a la larga el mantener la competitividad de actividades económicas intensivas de mano de obra, entonces: ¿Porque nos empeñamos en ser mas papistas que el papa en materia de aplicaciones de políticas neoliberales hasta defendiendo el cobro de peajes para acceder a nuestros parques nacionales, pero nos desmayamos ante la posibilidad de brindarle un poco de protección a ese gran parque nacional nuestro llamado la agricultura?
Para un papa puede ser fácil contestarle a sus hijos las preguntas anteriores con un "pregúnteselo a los economistas" pero entonces: ¿Que hace un papa economista?