febrero 11, 2016

Mantengamos bien lejos las sanguijuelas del negocio de la redistribución

Para algunos, los buenos, la redistribución de la riqueza buscando mayor equidad es bueno e indispensable para la estabilidad social y para el crecimiento de la economía… siempre y cuando no distorsione la economía.
Para otros, los malos, la redistribución de la riqueza, dizque buscando mayor equidad, es bueno para el crecimiento de sus propias economías… siempre y cuando logren distorsionar la economía en su favor.
El gran problema es que por cuantos ambos grupos anuncian buscar lo mismo, resulta muy difícil separar los buenos de los malos.
Si los mercados mundiales comienzan a preguntarse si el modelo económico de los Estados Unidos, y que ya hoy no es tanto el modelo que nos imaginamos, pueda comenzar sufrir mayores distorsiones, antes de haber reencontrado una ruta para un solido crecimiento económico, pueden ocurrir tragedias.
Eso por cuanto para los mercados Estados Unidos es hoy el último puerto seguro, con Alemania y Japón siguiéndole a bastante distancia. Ése puerto ya se encuentra peligrosamente atiborrado con deudas e incipientes dudas. Y si tales dudas comienzan agravarse, sospechándose por ejemplo de que demasiados malos se van a pegar al negocio de la redistribución, entonces cundiría un pánico con todos buscando la salida.
Y olvídense entonces de un mundo capaz de lograr institucionalizarse lo suficiente como por ejemplo para combatir los problemas del ambiente. No, lo que entonces tendríamos es el mundo del sálvense quien pueda, con todos buscándose ampararse a la sombra del más fuerte/malo pran que consigan.
Estamos jugando con pólvora… y la única posibilidad que tenemos los “buenos” es mantener a los “malos” bien lejos del negocio de la re-distribución de riquezas. 
Y además, a la hora de la chiquita, jamás nos olvidemos que mas puede valer un pran regular conocido que un pran bueno por conocer.

febrero 07, 2016

Consideraciones sobre un país cualquiera, analizado como un campo de concentración.

Supongamos a un país como un campo de concentración, por lo menos para sus tantos ciudadanos que no tienen otra alternativa real que el de quedarse en ese país. 
Y supongamos que los guardias de ese campo, aparte de robar muchos de los ingresos derivados de la venta de recursos naturales no renovables de los que cuenta el propio campo, imponen locuras como controles de cambio, expropiaciones de propiedades privadas y regalarle la gasolina a los presos que poseen vehículos… aún cuando hay muchas otras necesidades muchisimo más vitales insatisfechas en el campo. 
Y se entiende que todo eso, tarde o temprano, habrá de causar verdaderas tragedias como falta de alimentos y medicinas, y lo cual debería evidencia ante todos que en verdad se han estando cometiendo crímenes económicos contra la humanidad. 
¿Se podría llevar a los guardias de ese campo ante los tribunales internacionales por cometer crímenes económicos contra la humanidad? 
Y supongamos que muchos financistas, a cambio de altísimos intereses, le prestan recursos adicionales a los guardias, pero de cuyo repago quedan responsabilizados todos los prisioneros del campo. 
¿Se podría entonces denunciar esas deudas ante los tribunales internacionales como odiosas cuotas de participación en el desangramiento del país y solicitar que se declaren nulas? 
¿No es entregar un crédito a unos guardias, para que éstos hagan lo que le parezca con esos recursos, a cambio de unos altísimos intereses, en esencia lo mismo que un pago de sobornos?

enero 19, 2016

Algunas razones por las cuales me opongo fuertemente al decreto de Emergencia Económica

Estoy en contra del decreto de Emergencia Económica pues has sido íntegramente preparado por quienes parten y reparten para quedarse con la mejor parte… o quizás hasta para raspar la olla.
Estoy en contra del decreto de Emergencia Económica puesto que es un decreto sin rectificaciones y que en su mayoría autoriza al gobierno país a cavar al país aún más rápido y profundo en el hueco donde lo han colocado.
Estoy en contra del decreto de Emergencia Económica puesto que los que más pagaran por sus errores son como siempre los que más necesitan que se solvente la emergencia económica… para no seguir pasando hambre.
Puntualmente estaría a favor de un gran aumento en el precio de la gasolina, siempre que le entreguen todos los bolívares resultantes directamente a los ciudadanos…¡Toma tu tomate gobierno malo!
Estoy en contra del decreto de Emergencia Económica por cuanto sugiere e incita repartir las semillas necesarias para la siembra del mañana, para tapar el hambre de hoy.
Estoy en contra de decreto de Emergencia Económica por cuanto para nada emite señales que hagan confiar en el derecho de la propiedad privada (todo lo contrario) y lo cual es indispensable para crear la suficiente confianza que permita afrentar la emergencia económica.
Estoy en contra del decreto de Emergencia Económica puesto que no dice ni pío sobre como manejar las deudas del país uno de las principales causas de la emergencia… y lo cual debería comenzar por permitirle a la Asamblea efectuar un estudio sobre el origen y uso de tal endeudamiento.
Estoy en contra del decreto de Emergencia Económica puesto que es ridículo que PDVSA, el origen del 97 por ciento de las exportaciones del país, ni siquiera se menciona.
Y estoy en contra del Decreto de Emergencia económica por cuanto de tener que estar de acuerdo con un adefesio similar, como economista y como ciudadano venezolano, se me caería la cara de vergüenza.

diciembre 25, 2015

En estas navidades no ignoremos la desesperanza de los derrotados chavistas ordinarios

En estas navidades muchos de la oposición, aún cuando estén sufriendo serias dificultades derivadas de una economía descalabrada, tienen por lo menos el consuelo de una reciente victoria electoral que les dibuja un panorama más esperanzador.
Pero los chavistas ni siquiera tienen tal consuelo, por lo que sus navidades deben ser pura desesperanza.
Hay muchos chavistas que han simpatizado con el gobierno pero sin abusar más de lo que un oposicionista promedio pueda haber abusado. ¿Será posible para estos chavistas ordinarios de a pie ser tratados bien y con normalidad por los victoriosos? Por el bien de nuestro país roguemos que si.


diciembre 17, 2015

Si yo fuese uno de los 112, o uno de los 55 diputados.

Eso de ser gobierno u oposición no va conmigo. Cada uno de los diputados elegidos tiene una responsabilidad personal ante el país.
En tal sentido, de ser un diputado en la Asamblea de la Venezuela actual, uno de los 112 o uno de los 55, no dudaría un segundo en proponer, el 5 de Enero de 2016 lo siguiente:
Hacer de tripas corazón para encontrar como poner a funcionar unos cuantos miles de autobuses más, y simultáneamente incrementar algo así como unas 500 veces el precio de la gasolina y del diesel.
Todos los bolívares adicionales así obtenidos, serían repartidos por igual entre todos los venezolanos registrados en el Registro Electoral y entre todos los niños atendiendo cualquier colegio venezolano. Tales pagos podrían por ejemplo ejecutarse mediante depósitos en tarjetas de debito (en el caso de los niños en tarjetas a nombre de sus mamás).
Con esos ingresos se ayudaría a los venezolanos sobrevivir los ajustes resultantes de eliminar el perverso control de cambio que lo único que alimenta de verdad, es la corrupción.
Y de seguro el menor consumo y bachaqueo de la gasolina y el diesel pondría, a la disposición del gobierno, quizás unos 300.000 barriles diarios adicionales, los cuales podrían ser exportados adonde nos pagan de verdad verdad, aún sea a los actuales precios bajos.
Y esos 300.000 a US$ 30 por barril = US$ 9.000.000 los inyectaría diariamente al libre mercado cambiario.
Y si los que tienen carros que aún funcionan se me quejan, les ofrecería la posibilidad de reexportar (bachaquear) sus vehículos adonde quieran, y vender las divisas así obtenidas a la tasa más alta que consigan… todo sin trabas algunas.
Pero no soy uno de los 112, o uno de los 55 diputados… por vivir fuera de Venezuela en estos momentos, ni siquiera tuve derecho a votar por esos legisladores.
El que crea que la difícil situación económica de Venezuela pueda mejorar sin pasar por un muy pero muy fuerte aumento en el precio de la gasolina, no sabe de economía.
El que crea que las difíciles circunstancias económicas por las cuales están atravesando muchos de nuestros compatriotas no requiere de un muy pero muy fuerte aumento en el precio de la gasolina, no sabe de justicia social.

Regalar la gasolina como hace Venezuela en la actualidad es un crimen económico (y ecológico) de lesa humanidad.

Y por supuesto exigiría que se acaben todos los arreglitos entre amiguitos, y que todo el petróleo que se exporte, se venda a quien mas nos ofrece pagar, de contado.

Y por supuesto firmaria apoyando las Amnistías y los Referendos que me pongan por delante... pero mi responsabilidad principal es con los que no tienen con que.

PS:

octubre 26, 2015

Evitemos que fondos buitres nos cobren créditos podridos

Sería irresponsable de cualquier conocedor de economía el no estar pensando en la posibilidad que Venezuela necesite hablar con el FMI, para próximamente iniciar un proceso de renegociación de su deuda, así como de la de PDVSA, las cuales ambas en el corto plazo lucen impagables, so pena que el país sufra hambre biafriana.
Pero durante la semana el columnista del Financial Times, Martin Wolf, en un artículo titulado "Resista el chantaje ruso sobre la deuda de Ucrania", nos recordó como la influencias de algunos acreedores soberanos podrían bloquear las acciones constructivas del FMI por llegar a unas soluciones aceptables.
En tal sentido puede ser conveniente pasar primero por la Corte Penal Internacional en La Haya. Lo digo por cuanto el desperdicio masivo de recursos económicos en un país, por razones de ineptitud, corrupción o simple desfachatez ideológica, notoriamente comprobables, debería calificar como un crimen económico de lesa humanidad. Y el financiamiento de un crimen económico de lesa humanidad, no debe contar con apoyos institucionales, del tipo FMI.
Actualmente se discute mucho en el mundo sobre la necesidad de establecer un Mecanismo para la Reestructuración de Deuda Soberana (MRDS). Yo estoy de acuerdo con esa necesidad pero, para que los resultados de un MRDS sean aceptables para nosotros los ciudadanos, éste debe:
Eliminar todos los incentivos que puedan incentivar gobiernos a contratar deudas excesivas.
Y asegurar que no provea beneficio alguno, mas bien lo contrario, a cualquier deuda que pueda ser considerada como derivada de un crédito odioso.
Un crédito concedido de manera nada transparente, en donde estuviese involucrado un acto de corrupción, o que fue originalmente concedido cuando estaba claro que la deuda resultante no sería sostenible, y por tanto era de naturaleza estrictamente especulativa, no debe recibir el mismo tratamiento por el MRDS, que un crédito ordinario al sector publico, adjudicado de forma transparente y cuando no cabía mayores dudas acerca de la capacidad del soberano para pagarla.
Para fijar la naturaleza especulativa de un crédito podría usarse por ejemplo el que la tasa de interés supere en 5 por ciento la tasa cobrada a un soberano calificado de AAA.
Jamás debemos olvidar que el mejor MRDS es el que reduce la necesidad de la misma, y por lo tanto el que baja las primas de riesgo que se le cobran a los soberanos.
Y también se lee que están creciendo mucho los fondos de inversión dedicados a capitalizar las oportunidades que brindan los préstamos en problemas, los llamados fondos buitres, y los cuales, como buitres y zamuros, aun cuando no nos gusten, prestan servicios importantes proveyéndole liquidez a los mercados financieros.
Pero, como Venezuela ya enfrenta grandes retos cancelando las deudas debidas, lo último que necesitamos es que unos fondos buitres también terminen cobrándonos a los venezolanos, los créditos podridos.
@PerKurowski

http://www.petropolitan.blogspot.com/
http://radicaldelmedio.blogspot.com/

Aquí el link del articulo de Martin Wolf en el Financial Times
http://www.ft.com/cms/s/0/5e295484-7647-11e5-a95a-27d368e1ddf7.html

Y aquí el link para la versión en ingles del presente escrito.
http://unsustainabledebtsustainability.blogspot.com/2004/04/odious-credit.html

Noticiero Digital

octubre 07, 2015

Una serie de tweets a Venezuela... que me salen del alma y del corazón


¿Quien desearía vivir en una país con tal falta de iniciativa que no existiese el bachaqueo?
¿De no repartir resultas petroleras, cual debe ser la extracción máxima de petróleo para que el cacique no se crea papaupa y fastidie?
¿Quién de la oposición hubiese preferido que PDVSA estuviese extrayendo hoy 5 millones de barriles diarios? ¿Entonces?
¿Qué hay de nuestra responsabilidad histórica por desarmar el imperialismo del poder central?
¿A quién le parece correcto regalar gasolina antes que regalar leche y conexión de internet?
¿A quiénes tenemos para que eduquen a nuestros educadores?
¿Puede un hombre nuevo nacer en un país sumido ante la chequera petrolera?
¿Cuándo es el trabajo de un empleado publico tan inútil que es preferible pagarle y enviarlo a casa?
E imagínense Cantinflas dando su discurso en un país donde el 97 por ciento de las exportaciones van al cacique



septiembre 28, 2015

agosto 12, 2015

Después de nuestras resultas petroleras, la fuente mas importante de divisas de Venezuela, son las remesas familiares.

He escrito muchos artículos sobre las experiencias y las dificultades de los emigrantes de Centro América.
Los emigrantes no son poca cosa… a veces su trabajo en el exterior representa mas en términos económico que el PIB de sus países de origen. Y definitivamente muchos de sus países, o mas bien casi todos, tendrían dramáticos problemas económicos, de no ser por las remesas que estos emigrantes le envían a sus familiares.
Y uno de los aspectos que más me ha molestado es el poco poder político que tienen estos emigrantes.
De seguro que después de nuestras ya menguadas resultas petroleras, la fuente mas importante de divisas para Venezuela son las remesas familiares.
Y aun cuando más de un millón de venezolanos ya han emigrado, estos no tienen ni un solo representante en la Asamblea Nacional que legisla.
Eso de seguro en razón que la inmensa mayoría de los emigrantes, saben perfectamente bien quienes han sido los culpables por haber ellos tenido que emigrar.
Emigrantes. Unámonos y durante una semana del año no enviemos ni una remesa a nuestros países, para que se den cuenta lo que les pasaría con sus flujos de cajas y tasas cambiarias. 
¡No debe haber remesas sin representación!

Pregunto: ¿Acaso los emigrantes enviarán sus remesas familiares a Venezuela para que Venezuela pague los créditos odiosos?

julio 26, 2015

El hambre y los votos

Agosto 2012 escribí en El Universal: “Si suponemos 600.000 venezolanos con hambre durante diez años, eso representa, 2.190 millones de noches de hambre venezolanas… Si sólo la gasolina regalada hubiese sido vendida a su precio internacional, eso hubiese alcanzado para más de 2.190 millones de suculentas y abundantes cenas”
Y recientemente cayo en mis manos una excelente traducción al inglés de una fascinante novela publicada en Noruega en 1980 titulada “Hambre”, escrita por Knut Hamsun, Premio Nobel de literatura 1920.
El libro versa sobre un articulista poco exitoso que sufre de prolongados periodos de hambre intenso y durante los cuales, entre consciencia e inconsciencia, navega entre extremos sentimientos y emociones.
En un momento es capaz de hacer cualquier cosa por comer, y en el otro prefiere morir de hambre antes de hacer algo indigno. En un momento no logra observar nada de lo que pasa a su alrededor, y en el otro los más mínimos detalles lo abruman con una absoluta nitidez. En un momento está llenos de la más profunda desesperación y depresión, para al rato dejarse embargar por un desbordado e insensato optimismo eufórico.
Cito: “El individuo pobre mira a su alrededor cada paso que da, escucha con desconfianza cada palabra que oye de las personas que encuentra; por lo tanto, cada paso que da presenta un problema, una tarea, para sus pensamientos y sentimientos. Él está alerta y sensible, tiene experiencia, su alma se ha quemado...”
Al terminar el libro se me lleno la cabeza de preguntas relevantes a lo que observo pasar en nuestro país… ante nada: ¿Qué significa el hambre para la democracia?
¿El qué sufre hambre, del verdadero, será capaz de ejercer una actividad política relevante? ¿Quién que para darle de comer a sus hijos no encuentra otra alternativa que pasarse el día entero en cola bachaqueando, podría interesarse en un acto político no pagado?
¿En democracia, cómo usan políticos inescrupulosos el hambre de los votantes? ¿Buscando votos, le ofrecen a los hambrientos una comida abundante antes del acto de votación – corriendo el riesgo que los fortalecidos no voten por quienes puedan atribuirle una responsabilidad por el hambre que han pasado.. o que no voten por quienes hieren su orgullo propio buscando comprarle sus votos? ¿O le ofrecen a los hambrientos votantes abundante comida una vez hayan votado satisfactoriamente – corriendo el riesgo que débiles y confusos, o rabiosos, voten por alguien distinto?
¿Debería el CNE instalar unos equipos que certifique la suficiente alimentación del votante? ¿Y que pasaría si estos equipos pueden ser programados para excluir a quienes presentan otros síntomas? ¿No debería los votos de los hambrientos valer más, a cuenta de que a ellos les debe ser más necesario un gobierno que sirva?
Conversando con una de mis hijas sobre el tema, ella sugirió que todos los aspirantes a cargos públicos deberían evidenciar haber experimentado un periodo prolongado de hambre, para de verdad llegar a entender el alcance real de su compromiso. ¿Y quién le quita la razón?
En fin, malditos son quienes adrede, o por vulgar impericia, cultivan y cosechan el hambre del pueblo, con el fin de satisfacer sus propios apetitos.