abril 26, 2016

José Guerra merece una respuesta mas extensa que la que Prodavinci permite en sus comentarios

Dice José Guerra: “Al mismo tiempo crear un mercado paralelo ordenado, que tiene que fomentarse. Dólar Today no es un mercado.”
Qué quiere decir el con “ordenado” y qué con “Dólar Today no es un mercado”?
Un mercado paralelo para ser muy eficiente no tiene para nada que ser un mercado ordenado. Es justamente “el orden” impuesto que frecuentemente le resta eficiencia. Vamos a caer otra vez en lo mismo?
Personalmente creo que el verdadero reto para Venezuela salir viva de esto, es justamente el no contar con obtener un financiamiento. Qué otros nos saquen las patas del barro... ¡Qué papaya!
En Venezuela, antes que nada hay que fomentar el retorno de los capitales de los venezolanos.
Y para comenzar eso que se mande por lo menos la mitad de la burocracia a casa (o si quieren que se pongan a sembrar o barrer las calles en lugar de molestar por ociosos)
Pongan la gasolina a 100 Bs por litro y repartan todos los bolívares ahí obtenidos entre todos los ciudadanos, para que estos se ayuden ajustarse ellos mismos a las nuevas paridades cambiarías.
Cuando no hay medicinas ni comida, Bs. 300 por litro de la gasolina que sí hay, es una ganga.
Quizás se debe además imponer un impuesto leve, un 3%, a todas las operaciones cambiarias que pasen por la banca… quien no va a preferir pasar por la banca si eso solo tiene un costo del 3%... y usar esos ingresos también para el reparto ciudadano.
Y así, una vez que los ciudadanos le agarren el gusto a ese reparto, poco a poco nos podemos librar de las sanguijuelas de siempre, esos del “que parte y reparte se queda con la mejor parte” y así nos podemos librar, para siempre, de la peor parte de la maldición del petróleo, la centralización de las resultas petroleras en el gobierno.
En lo que si estoy plenamente de acuerdo con Guerra es en el de investigar las deudas cuidadosamente, para asegurarnos que no se cancelen unos créditos o empréstitos odiosos… y que no se nos cuele unos cuantos bonos Bandagro.

Conclusión: José Guerra habla de "salirse de una recesión". Venezuela necesita salirse de algo muchisimo más serio que eso.

abril 16, 2016

El caso de los mangos en Harrods y las ocurrencias ministeriales sobre la tasa cambiaria

Por ahi a finales de los 80 exportaba (con unos socios) grandes cantidades de mangos a Inglaterra y los vendía en Harrods, la tienda insignia en Londres.
El 50 por ciento del costo era el flete aéreo el cual, por supuesto, como todo lo demás, mangos, empaques, mano de obra, tenía que pagarse por anticipado.
Justo después de un envío especialmente grande amaneció un ministro, Carmelo Lauría, diciendo que para él el bolívar estaba demasiado débil (creo que 36 a 1) así que (parecería que, hablando como un precursor de los defensores del bolívar) ordenaba ya al BCV venderlo al 30 por dólar.
Por supuesto al entonces poder cambiar la Libras que nos entregaron por mucho menos bolívares de los esperados perdimos un realero. Y en lo personal decidí retirarme del negocio por cuanto era imposible competir con el monstruo del poder del estado que hacia lo que le daba el forro hacer.
Para exportar concentrado de naranja a Florida y Europa tuvimos una ventana de oportunidad de dos años durante el gobierno de Lusinchi… después el bolívar se hizo demasiado fuerte para competir.
En este país de locos si en lugar de asignar divisas baratas para importar el BCV comprase las divisas provenientes de una exportación no tradicional pagando 20% más bolívares que la tasa flotante… de repente se podría reactivar la economía interna. Pero, los poderosos del gobierno, revolucionarios o neo-liberales, como que todos prefieren el whisky al ron:
Por Dios. Interviniendo mercados uno siempre corre el riesgo de equivocarse; por lo que lo importante es siempre asegurar el que si te equivocas, que por lo menos te equivoques más a favor de los tuyos. Y un bolívar demasiado fuerte significa exportar, innecesariamente, fuentes de trabajo.

marzo 14, 2016

¿Entenderán todos los 55 diputados del PSUV que su silencio sobre las corruptelas los hace cómplices de estas?

Distrito Capital: Tania Díaz
Amazonas: Miguel Rodríguez
Anzoátegui: Earle Herrera
Apure: Cristóbal Jiménez, Domingo Santana, Gerson Vizcaino y Héctor Zambrano
Aragua: Ricardo Molina
Barinas: Asdrúbal Cháve
Bolívar: Héctor Rodríguez
Carabobo: Saúl Ortega y Héctor Agüero
Cojedes: Cilia Flores, Jorge Pérez y Nosliw A. Rodríguez
Delta Amacuro: Pedro Carreño, Carlos Gómez y Armando Heredia
Falcón: Víctor Clark y Jesús Montilla
Guárico: Oscar Figuera, Chistopher Constant, Eustoquio Contreras, Juan Marín y Cordero Lara
Lara: Carmen Meléndez, Julio Chávez y Germán Ferrer
Miranda: Haiman El Troudi, Nora Delgado, Elías Jaua, Genkerve Tovar y Elio Serrano
Monagas: Diosdado Cabello y Hugo Carvajal
Nueva Esparta: Dinorah Villasmil
Portuguesa: Rafael Calles, Mariana Lerim, Luis Soteldo, William Pérez y Francisco Torrealba
Sucre: Giberto Pinto, Edwin Rojas y Rafael Rodríguez
Táchira: José Sanguino
Trujillo: Hugbel Roa, Yolmar Gudiño y Loengri Matheus
Vargas: Darío Vivas
Yaracauy: Yul Jabour, Carlos Gamarra y Haydee Huérfano
Zulia: Omar Prieto y Sergio Fuenmayor
Diputados Indígenas: Argelio Pérez

febrero 11, 2016

Mantengamos bien lejos las sanguijuelas y los especuladores del negocio de la redistribución

Para algunos, los buenos, la redistribución de la riqueza buscando mayor equidad es bueno e indispensable para la estabilidad social y para el crecimiento de la economía… siempre y cuando no distorsione la economía.
Para otros, los malos, la redistribución de la riqueza, dizque buscando mayor equidad, es bueno para el crecimiento de sus propias economías… siempre y cuando logren distorsionar la economía en su favor.
El gran problema es que por cuantos ambos grupos anuncian buscar lo mismo, resulta muy difícil separar los buenos de los malos.
Si los mercados mundiales comienzan a preguntarse si el modelo económico de los Estados Unidos, y que ya hoy no es tanto el modelo que nos imaginamos, pueda comenzar sufrir mayores distorsiones, antes de haber reencontrado una ruta para un solido crecimiento económico, pueden ocurrir tragedias.
Eso por cuanto para los mercados Estados Unidos es hoy el último puerto seguro, con Alemania y Japón siguiéndole a bastante distancia. Ése puerto ya se encuentra peligrosamente atiborrado con deudas e incipientes dudas. Y si tales dudas comienzan agravarse, sospechándose por ejemplo de que demasiados malos se van a pegar al negocio de la redistribución, entonces cundiría un pánico con todos buscando la salida.
Y olvídense entonces de un mundo capaz de lograr institucionalizarse lo suficiente como por ejemplo para combatir los problemas del ambiente. No, lo que entonces tendríamos es el mundo del sálvense quien pueda, con todos buscándose ampararse a la sombra del más fuerte/malo pran que consigan.
Estamos jugando con pólvora… y la única posibilidad que tenemos los “buenos” es mantener a los “malos” bien lejos del negocio de la re-distribución de riquezas. 
Y además, a la hora de la chiquita, jamás nos olvidemos que mas puede valer un pran regular conocido que un pran bueno por conocer.

febrero 07, 2016

Consideraciones sobre un país cualquiera, analizado como un campo de concentración.

Supongamos a un país como un campo de concentración, por lo menos para sus tantos ciudadanos que no tienen otra alternativa real que el de quedarse en ese país. 
Y supongamos que los guardias de ese campo, aparte de robar muchos de los ingresos derivados de la venta de recursos naturales no renovables de los que cuenta el propio campo, imponen locuras como controles de cambio, expropiaciones de propiedades privadas y regalarle la gasolina a los presos que poseen vehículos… aún cuando hay muchas otras necesidades muchisimo más vitales insatisfechas en el campo. 
Y se entiende que todo eso, tarde o temprano, habrá de causar verdaderas tragedias como falta de alimentos y medicinas, y lo cual debería evidencia ante todos que en verdad se han estando cometiendo crímenes económicos contra la humanidad. 
¿Se podría llevar a los guardias de ese campo ante los tribunales internacionales por cometer crímenes económicos contra la humanidad? 
Y supongamos que muchos financistas, a cambio de altísimos intereses, le prestan recursos adicionales a los guardias, pero de cuyo repago quedan responsabilizados todos los prisioneros del campo. 
¿Se podría entonces denunciar esas deudas ante los tribunales internacionales como odiosas cuotas de participación en el desangramiento del país y solicitar que se declaren nulas? 
¿No es entregar un crédito a unos guardias, para que éstos hagan lo que le parezca con esos recursos, a cambio de unos altísimos intereses, en esencia lo mismo que un pago de sobornos?

"Venezuela como campo de concentración" El Universal, Marzo 2014.

PS. ¿Y quienes son los boli-acreedores de Venezuela?

enero 19, 2016

Algunas razones por las cuales me opongo fuertemente al decreto de Emergencia Económica

Estoy en contra del decreto de Emergencia Económica pues has sido íntegramente preparado por quienes parten y reparten para quedarse con la mejor parte… o quizás hasta para raspar la olla.
Estoy en contra del decreto de Emergencia Económica puesto que es un decreto sin rectificaciones y que en su mayoría autoriza al gobierno país a cavar al país aún más rápido y profundo en el hueco donde lo han colocado.
Estoy en contra del decreto de Emergencia Económica puesto que los que más pagaran por sus errores son como siempre los que más necesitan que se solvente la emergencia económica… para no seguir pasando hambre.
Puntualmente estaría a favor de un gran aumento en el precio de la gasolina, siempre que le entreguen todos los bolívares resultantes directamente a los ciudadanos…¡Toma tu tomate gobierno malo!
Estoy en contra del decreto de Emergencia Económica por cuanto sugiere e incita repartir las semillas necesarias para la siembra del mañana, para tapar el hambre de hoy.
Estoy en contra de decreto de Emergencia Económica por cuanto para nada emite señales que hagan confiar en el derecho de la propiedad privada (todo lo contrario) y lo cual es indispensable para crear la suficiente confianza que permita afrentar la emergencia económica.
Estoy en contra del decreto de Emergencia Económica puesto que no dice ni pío sobre como manejar las deudas del país uno de las principales causas de la emergencia… y lo cual debería comenzar por permitirle a la Asamblea efectuar un estudio sobre el origen y uso de tal endeudamiento.
Estoy en contra del decreto de Emergencia Económica puesto que es ridículo que PDVSA, el origen del 97 por ciento de las exportaciones del país, ni siquiera se menciona.
Y estoy en contra del Decreto de Emergencia económica por cuanto de tener que estar de acuerdo con un adefesio similar, como economista y como ciudadano venezolano, se me caería la cara de vergüenza.

enero 04, 2016

Huyo de la dictadura franquista a Venezuela, ahora regreso a España, "Chávez me recordaba a Franco"

Leemos en el Estímulo.com sobre "Partir, arraigar, volver a los 80 años"
Jovita Rodríguez dejó España huyendo de la dictadura franquista. Llegaron a Venezuela en 1956. Se hizo tanto al país que cuando iba de vacaciones a España encontraba todo raro. Muchos motivos la obligan a volver…Los cambios políticos. “Chávez me recordaba a Franco

diciembre 25, 2015

En estas navidades no ignoremos la desesperanza de los derrotados chavistas ordinarios

En estas navidades muchos de la oposición, aún cuando estén sufriendo serias dificultades derivadas de una economía descalabrada, tienen por lo menos el consuelo de una reciente victoria electoral que les dibuja un panorama más esperanzador.
Pero los chavistas ni siquiera tienen tal consuelo, por lo que sus navidades deben ser pura desesperanza.
Hay muchos chavistas que han simpatizado con el gobierno pero sin abusar más de lo que un oposicionista promedio pueda haber abusado. ¿Será posible para estos chavistas ordinarios de a pie ser tratados bien y con normalidad por los victoriosos? Por el bien de nuestro país roguemos que si.


diciembre 17, 2015

Si yo fuese uno de los 112, o uno de los 55 diputados.

Eso de ser gobierno u oposición no va conmigo. Cada uno de los diputados elegidos tiene una responsabilidad personal ante el país.

En tal sentido, de ser un diputado en la Asamblea de la Venezuela actual, uno de los 112 o uno de los 55, no dudaría un segundo en proponer, el 5 de Enero de 2016 lo siguiente:

Hacer de tripas corazón para encontrar como poner a funcionar unos cuantos miles de autobuses más, y simultáneamente incrementar algo así como unas 500 veces el precio de la gasolina y del diesel.

Todos los bolívares adicionales así obtenidos, serían repartidos por igual entre todos los venezolanos registrados en el Registro Electoral y entre todos los niños atendiendo cualquier colegio venezolano. Tales pagos podrían por ejemplo ejecutarse mediante depósitos en tarjetas de debito (en el caso de los niños en tarjetas a nombre de sus mamás).

Con esos ingresos se ayudaría a los venezolanos sobrevivir los ajustes resultantes de eliminar el perverso control de cambio que lo único que alimenta de verdad, es la corrupción.

Y de seguro el menor consumo y bachaqueo de la gasolina y el diesel pondría, a la disposición del gobierno, quizás unos 300.000 barriles diarios adicionales, los cuales podrían ser exportados adonde nos pagan de verdad verdad, aún sea a los actuales precios bajos.

Y esos 300.000 a US$ 30 por barril = US$ 9.000.000 los inyectaría diariamente al libre mercado cambiario.

Y si los que tienen carros que aún funcionan se me quejan, les ofrecería la posibilidad de reexportar (bachaquear) sus vehículos adonde quieran, y vender las divisas así obtenidas a la tasa más alta que consigan… todo sin trabas algunas.

Pero no soy uno de los 112, o uno de los 55 diputados… por vivir fuera de Venezuela en estos momentos, ni siquiera tuve derecho a votar por esos legisladores.

El que crea que la difícil situación económica de Venezuela pueda mejorar sin pasar por un muy pero muy fuerte aumento en el precio de la gasolina, no sabe de economía.

El que crea que las difíciles circunstancias económicas por las cuales están atravesando muchos de nuestros compatriotas no requiere de un muy pero muy fuerte aumento en el precio de la gasolina, no sabe de justicia social.

Regalar la gasolina como hace Venezuela en la actualidad es un crimen económico (y ecológico) de lesa humanidad.

Y por supuesto exigiría que se acaben todos los arreglitos entre amiguitos, y que todo el petróleo que se exporte, se venda a quien mas nos ofrece pagar, de contado.

Y por supuesto firmaria apoyando las Amnistías y los Referendos que me pongan por delante... pero mi responsabilidad principal es con los que no tienen con que.

En resumen, el permitir que los venezolanos puedan llenar el tanque de gasolina a un precio muy por debajo de su valor internacional, en un país donde tantos no pueden llenar el estomago con comida, o conseguir las medicinas que necesitan, representa una coñomadrada épica.