octubre 24, 2014

Entre violar la Constitución y escupirle a la bandera...¿qué diferencia hay?


Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 
Artículo 23. ° 
Los tratados, pactos y convenciones relativos a derechos humanos, suscritos y ratificados por Venezuela, tienen jerarquía constitucional y prevalecen en el orden interno, en la medida en que contengan normas sobre su goce y ejercicio más favorables a las establecidas en esta Constitución y en las leyes de la República, y son de aplicación inmediata y directa por los tribunales y demás órganos del Poder Público.

octubre 22, 2014

La guerra por nuestros derechos ciudadanos... es mundial

El que Venezuela, cuando esta tan cuestionada en materia de derechos humanos, pudiese aún así ingresar como miembro temporal en el Consejo de Seguridad de la ONU, evidencia que no existe “Naciones Unidas”, sino solo “Gobiernos Unidos”… todos solidariamente interesados en el poder… y eso sin meter a la OEA en el argumento. 
En ése y en tantos otros sentidos, la globalización cada día pinta ser una conflagración de fuerzas entre gobiernos… y ante la cual debemos rebelarnos los ciudadanos, si no queremos ser dominados y humillados.
No obstante, al mismo tiempo resulta evidente que a los ciudadanos tampoco nos beneficia gobiernos muy débiles, incapaces de cumplir con sus obligaciones primarias.
En tal sentido, para en algo poder resolver tal conflicto, tengo la impresión que necesitamos de una organización mundial de Ciudadanos Unidos, que pueda ejercer un cierto contrapeso a los gobiernos y a sus representantes.
¿Cuáles serían algunas de las batallas que una organización tal pudiese dar?
Estoy seguro que Ustedes tendrían sus propias propuestas pero permítame sugerir algunos ejemplos en las materias que son de mi interés particular.
Por supuesto, en materia de los derechos humanos habría que establecer un proceso de pre-calificación para asegurar que no se nos aparezcan algunos lobos en pieles de cordero.
En materia de deuda pública, me gustaría ver una limitación a las primas de riesgo que pueden establecerse en el momento de otorgar los créditos a gobiernos, como de igual manera en los montos de intereses por cobrar con los cuales un acreedor pueda presentarse en un convenio de reestructuración de deuda soberana.
En materia de ingresos de Estado, me gustaría ver todos los ingresos públicos que no provienen de impuestos cobrados a ciudadanos, tales como resultas petroleras, impuestos a la venta y otros, repartiéndose como ingresos gravables por igual entre los ciudadanos, para que los gobiernos se deban solo a los ciudadanos y a más nadie.
En materia de regulaciones financieras mandaría bien lejos la actual que le permite a los bancos tener mucho menos capital social cuando le prestan a los gobiernos, dizque por infalibles, que cuando le prestan a los ciudadanos, dizque por riesgosos.
En materia de responsabilizar a gobiernos me gustaría ver a los ciudadanos del mundo instaurando una competencia mundial anual para elegir “El Populista Mentiroso del Quinquenio": basado entre la diferencia de algo prometido hace cinco años y la realidad actual. Lo anterior podría dar lugar a una serie de programas con gran rating, como la elección del campeón populista mentiroso sud-americano, el campeón europeo etc., y así hasta llegar a la Gran Final.
Por lo menos un año deberían ganar esa competencia, quienes prometieron ser los defensores de los pobres y del medio ambiente; y que luego procedieron a regalar gasolina a quienes tienen carros, por un valor superior a todos los demás programas anti-pobreza juntos, al mismo tiempo que incentivaban e intensificaban la contaminación ambiental que produce la quema de gasolina en largas colas.
Además, todos quienes dicen saber cómo administrar unos recursos que representan el 97 por ciento de todas las exportaciones de un país, mejor que lo que puedan hacer los ciudadanos administrando cada quien su cuota parte de esos, serán siempre unos grandes favoritos a ganar el título del Populista Mentiroso.
PS. Ciudadanos, por cierto, tengamos cuidado con algunas de esas organizaciones no gubernamentales multinacionales que secuestran nuestra voz ciudadana, o por negocio, o para favorecer su propio populismo mentiroso.

octubre 01, 2014

Un banquero de inversión en Caracas

¿Si países con poca deuda y buenos ingresos pagan el 2.5% en intereses por préstamos en dólares a 10 años, ¿qué diría Ud. si de repente el gobierno de un país con tales características sale a contratar préstamos al 13.5%?
Yo sí lo se. Ese gobierno no tiene derecho de contratar un solo dólar de prestamos, o por inepto, o por que anda en algo que huele podrido.
Además, un gobierno que recibe el 97% de todas las exportaciones del país, ya de por sí no debe tener derecho de tomar un solo dólar en prestado.
En un reciente programa, entrevistado por Oscar Schemel, vimos a Francisco Rodríguez, un experto, un venezolano, un banquero de inversión, y quién según Schemel “maneja información privilegiada”, explicar algunos “importantes errores en política económicas del gobierno”… todo como si en nuestro país se estuviese aplicando algo que pudiese clasificar como políticas económicas.
E igualmente Rodríguez argumentó una altísima solvencia financiera de Venezuela… pero, ante la pregunta sobre el por qué de las altas tasas de interés que pagaba Venezuela, se sacudió con una referencia a “las condiciones de mercado”… y sin que nadie indagase más en por qué el mercado impone esas condiciones.
Hace tiempo vengo argumentando que mucho de las discusiones que se mantienen sobre la “sostenibilidad de deudas soberanas”, por ejemplo en el Banco Mundial, tienen algo de un torturador estudiando cuánto puede torturar su victima antes que se le desmaye.
De la misma manera uno se puede preguntar a cuánto pueden llegar las tasas de interés antes de que un país se encuentre en condiciones que ameritan una cesación de pagos.
Rodríguez anda replicando a la tesis que Ricardo Hausmann y Miguel Ángel Santos expresaron en su artículo ¿Hará Venezuela Default?… ésa que sostiene que por cuanto el gobierno se encuentra en mora con su pueblo, falta de medicinas, etc., Venezuela de hecho se encuentra en una “bancarrota moral”, y por lo que debería contemplar una cesación de pagos formal para que los acreedores internacionales también compartan el sacrificio del pueblo. Esa tesis, valiente por cierto, me parece suficientemente fundamentada como para que se pueda y se deba discutir el concepto.
El artículo Hausmann/Santos también referencia una emisión de bonos de Venezuela en mayo 2014, por $5 millardos al 6% y a 10 años, y que fue adquirida en $3 millardos por los inversionistas. El costo efectivo de tal emisión es de aproximadamente 13.5% anual… como 11% más de lo que paga los Estados Unidos por un préstamo similar… y por lo cual entonces uno podría preguntarse:
¿Dónde andaba Rodríguez en ese entonces cuando podría argumentar que con la solvencia de Venezuela, el gobierno no tendría por qué aceptar esas tasas de interés?
¿Dónde andaba Rodríguez en ese entonces cuando podría argumentar que los acreedores internacionales no le deberían prestar al gobierno de Venezuela, por cuanto eso le restaba a la presión necesaria para que acometiesen las correcciones que él mismo sugiere como indispensables?
No presumo saber respuestas, pero sí sabemos que uno de los principales negocios de un banquero de inversión es colocar una emisión de bonos a la mayor tasa de interés posible para luego buscar revenderla a la menor tasa de interés posible y quedarse con la diferencia”
¿Hay algo malo con ser banquero de inversión? Para nada, son unos profesionales muy importantes…aunque siempre también por supuesto depende de quién y qué ayudan a financiar.
PS. En el supuesto caso negado que Venezuela entre en una cesación de pagos, me gustaría oír la opinión de Francisco Rodríguez como banquero de inversión y como venezolano sobre si sería moralmente defendible que los inversionistas, quienes adquirieron los bonos en mayo 2014 por sólo $3 millardos, entonces se presenten con las expectativas de cobrarnos completico los $5 millardos de valor nominal.
PS. Nosotros los ciudadanos necesitamos que los financistas de soberanos le asignen más importancia a calificaciones éticas y de gobernabilidad que a las calificaciones crediticias.

PS. Este articulo esta relacionado con:
http://radicaldelmedio.blogspot.se/2014/09/dos-irresponsables-bailan-el-tango-del.html


septiembre 10, 2014

Dos irresponsables bailan el tango del default de Venezuela, el gobierno y los prestamistas.

Hace poco John Paul Rathbone analizo en el Financial Times el reciente artículo de Ricardo Hausmann y Miguel Ángel Santos ¿Hará Venezuela Default?... ése donde sus autores tan correctamente argumentan que el gobierno de Venezuela, a pesar de estar al corriente en el servicio de su deuda externa, ya de tantas otras maneras se encuentra en mora con su pueblo, por lo que ya de facto se encuentra en una “bancarrota moral”
Al FT le envié una carta con los siguientes breves comentarios.
El gobierno de Venezuela ha demostrado claramente la incompetencia más absoluta, el más alto desprecio por la Constitución de Venezuela y por ejemplo según Human Rights Watch, también ha cometido crímenes de lesa humanidad. 
Y hechos como el regalar la gasolina a US $ 1 centavo por galón, 278 veces menos que el precio de la leche, un crimen económico ... hace que todo lo anterior quede tan evidente como puede ser. 
Pero, que le quede a todos bien claro, aparte de un gobierno incompetente, todo igualmente apunta a la existencia de prestamistas altamente irresponsables… esos a quienes no les importa lo más mínimo nada de nada, siempre y cuando el precio, las primas de riesgo, sean las que gusten.
Rathbone nos recuerda que "el rendimiento del bono venezolano, se encuentra en promedio, 12.3 puntos porcentuales por encima del de los Estados Unidos". Veamos entonces… supónganse una hipotética emisión de bonos de un soberano con un rendimiento del 20% por encima de la que pagan otros soberanos y que va destinada a financiar la construcción de unos campos de concentración. Les pregunto: ¿Dónde se traza la línea de lo que son préstamos moralmente admisibles? ¿Dónde se traza la línea de qué tipo de intermediación pueden bancos de inversión de fina estampa efectuar, antes de que se conviertan en moralmente repulsivos? 
Desde algún tiempo sostengo que todo quien invierte en un bono soberano que pague mucho más que la tasa libre de riesgo, debe saber que está comprando bonos pre-fallidos y moralmente cuestionables ... y que debe renunciar a la posibilidad de tener el pastel y comérselo también, significando eso el aspirar a obtener el 100% de las primas de riesgo y el 100% del capital
Como ciudadano venezolano dejarme también recordarle a todos que en la actualidad el gobierno recibe directamente el 97 por ciento de todas las exportaciones de la nación, por como lo veo mientras eso ocurra, la verdad es que no tiene derecho a asumir deuda alguna. 
PD. Durante el default de Venezuela en los años 80, a un banquero extranjero le pregunté: ¿Cómo es que se prestó tanto a una Hidrocapital que en Venezuela es emblemática por su falta de transparencia, corrupción y mala gestión?" Su respuesta fue: "Al final del día toda esa deuda siempre termina siendo deuda pública única… y esa entidad es la que paga los intereses más altos”. Sentí ganas de abofetearlo… y hoy me arrepiento de no haberlo hecho.
PD. Como ciudadano no tengo ningún problema con que nuestros gobiernos adquieran mala fama, por ejemplo declarando default, por cuanto simplemente jamás he visto razón de fondo de confiar en que ellos nos endeuden correctamente… y no quiero que hipotequen las resultas petroleras de las futuras generaciones de venezolanos.
PD. Ya estamos hartos de que solo se utilicen calificaciones de riesgo crediticio al otorgar préstamos… ya es hora que los ciudadanos exijamos calificaciones éticas y de gobernabilidad.
PD. Hausmann y Santos referencian una emisión de bonos por diez años, por $5 millardos al 6% y a 10 años y que fue adquirida en $3 millardos por los inversionistas. El costo efectivo de tal emisión es de aproximadamente 13.5% anual… y por cuanto entonces la pregunta sería… ¿Por qué la emisión no fue por $3 millones al 13.5% anual?
Las respuesta son:
Primero por cuanto a este gobierno revolucionario no le interesa que se sepa cuanto Venezuela le paga a sus acreedores (a esos que llaman sucios capitalistas)... 
Y segundo, por cuanto en el caso de un gobierno serio conseguir un préstamo en mejores condiciones, podría más fácil decirle a los acreedores, sin entrar en default, “toma tus $3 millones y vállate bien lejos”… mientras que en el caso actual son los acreedores que le pueden decir a Venezuela, “si quieres desprenderte de nosotros, sin entrar en default, pues paganos los $5 millones completicos”

En otras palabras un odios método de emitir bonos.

agosto 25, 2014

El famoso método venezolano para reducir la desigualdad de ingresos

Todos ustedes, que como Thomas Piketty se preocupan por la desigualdad, ya pueden dormir como bebés. 
Venezuela y su presidente, Nicolás Maduro, han diseñado un método de 3 pasos que siempre condenará a los malos recuerdos toda desigualdad entre sus ciudadanos. 
1. Con expropiaciones, controles de precios y de divisas, y métodos creativos similares, se crea una escasez de muchos productos de consumo vitales. 
2. A continuación se introduce un sistema de racionamiento que permite unas compras limitadas de 23 productos de consumo muy escasos, y lo cual requiere que usted presente su huella digital. 
3. Por último, se permiten a los pobres a negociar libremente en el mercado el alquiler de sus pulgares derechos. 
Es un método hermoso. Cuanto más la escasez más están los ricos dispuestos a pagar en alquiler por el uso de los pulgares de los pobres, y menores son las desigualdades. ¡No puede fracasar... por lo menos mientras vivamos!
PD. Se está adelantando el desarrollo tecnológico que permita usar los pulgares izquierdos también puesto que eso les permite a los pobres alquilar dos pulgares a la vez y con lo cual se acelera todo el proceso. 
PD. Lamentablemente debemos reportar que algunos venezolanos residentes en el exterior, que no confrontan escasez de productos, pero a quienes un dinerillo siempre les cae bien, están buscando desarrollar una aplicación raspa-cupos de productos escasos que les permita presentar vía celular las huellas digitales de sus pulgares en Venezuela.

julio 10, 2014

Prohibido olvidar vs. Prohibido recordar

Es difícil predecir en que ha de terminar la revolución informática virtual que estamos viviendo. Ya dizque existen investigaciones que asustan sosteniendo que la sobredosis de información que reciben nuestros jóvenes, puede provocarles un Alzheimer juvenil, a partir de los treinta. 
Pero lo que sí parecería es que nuestras posibilidades de responsabilizar a malos gobiernos aumentaron exponencialmente. Antes, había que esperar que un juez o un historiador hiciese una investigación, como para agarrar a uno solito de los tantos responsables.
Ya no. Piensen en todas las herramientas desarrolladas sólo desde la IV hasta la V y que sirven para desnudar y avergonzar per secula seculorum a los corruptos... globalmente. Eso de hacerse una nueva identidad y vivir como respetable en otros rincones, como que se acabó. Y si no pregúntales a algunos de los boliburgueses que decidieron regresar a su muy abuela patria y donde ahora hasta algunos de "los olvidados" les reclaman que no hicieron su América de la manera correcta.
Recientemente la Comisión Europea aprobó un "derecho a ser olvidado". Ese establece que las personas pueden pedirle a los motores de búsqueda, tipo Google, que eliminen los vínculos con información personal sobre ellos, cuando la información es incorrecta, inadecuada o excesivamente irrelevante.
Por supuesto aquello choca de frente con nuestro derecho de recordar... pero como no creo que la aplicación de tal normativa resulte fácil... los recién-corruptos no tienen porqué entusiasmarse. ¿Que esto sea injusto con ellos? Pues será de la misma manera como fue injusto para las bacterias cuando apareció el antibiótico.
Por cierto quien inició el reclamo en Europa fue un español que se quejó que Google indicase donde había una información sobre que le ejecutaron su vivienda por falta de pago, hace muchos años, sosteniendo que esa información ya no era relevante. Si bien obtuvo un triunfo judicial... al mismo tiempo se aseguró que nadie en la red habrá de olvidar, por mucho tiempo, esa ahora mundialmente notoria falta de pago.
Ahora bien, sí considero que algunos límites pragmáticos pueden y deben ser desarrollados, sin que se comprometa de manera importante nuestros derechos a recordar. Por ejemplo información sobre lo que pueden haber inventado menores de 15 años deberían quedar bloqueadas... imagínense el daño que el registro eterno de nuestras loqueteras juveniles puedan producir.
Y en esta onda virtual también Facebook notificó haber hecho una investigación donde, sesgando el contenido emocional de unos 700.000 mensajes de noticias, busca establecer si las malas o las buenas nuevas afectaban el ánimo de los usuarios... algo así como inventar el agua tibia.
Pues se armó un zafarrancho en las redes sociales protestando por ser usados como ratas de laboratorio, aún cuando a estas alturas los pobrecitos deberían estar más que bien informados que la única razón por la cual tienen acceso gratuito a Facebook, es que busca manipularles.
Yo por el contrario agradecí el hecho que la propia Facebook hiciese el estudio e indicase claramente sus motivos, sin que eso tuviese que ser pagado por los usuarios u establecido vía un peleado proceso judicial.
Eso sí, por cuanto los resultados puedan llevar a la creación de un Facebook contento, uno triste y uno sin-sentimientos, por si acaso, ya les envié un tweet alertándoles que prefiero estar contento, y que si me ponen más triste de lo debido y necesario, los demandaré.

mayo 22, 2014

De clientelismo y calificaciones éticas

Wikipedia: "El capitalismo clientelista, en inglés ‘crony capitalism', es un término que describe una economía supuestamente capitalista, pero que para el éxito en los negocios depende más de una estrecha relación entre los empresarios y los funcionarios gubernamentales, que de la capacidad de competir en el mercado. Entre sus expresiones se puede mencionar por ejemplo el favoritismo en la distribución de permisos y subvenciones del gobierno."
Sin duda, a más poder que tengan los funcionarios públicos, más están dadas las condiciones para desarrollar un muy fecundo capitalismo clientelista.
Cuando entonces en una reciente conferencia oí sobre la necesidad que el gobierno y las empresas privadas, representadas estas por Fedecámaras, actuasen coordinadamente para solventar los problemas existentes, tales como el de la escasez... y tuve que reconocer que eso tiene bastante de cierto, no pude sino con tristeza reflexionar sobre el hecho de concentrar en el Estado tanto poder como el que representa nuestras resultas petroleras, condena Venezuela a un capitalismo clientelista. 
Y otra vez, por conveniencias políticas de quienes no tienen suficiente liderazgo, el gobierno y Pdvsa anuncian nuevos endeudamientos para pagar las inversiones sociales de hoy... dejándoles la factura de aquello a los jóvenes del mañana.
Y todo eso cuando el Financial Times de Londres describe como las altísimas tasas de interés, pagadas por ejemplo por Venezuela, "tienta a los inversionistas a ignorar temores de guerras civiles, inflación paralizante y batallas legales".
Y de hecho Venezuela (y Pdvsa) paga una tasa alrededor de 10% más alta que Estados Unidos por el crédito a diez años. ¡8% más que México! Y eso en esencia significa que ya después del primer año le hemos pagado un 10% adicional al acreedor... y aún le debemos el 100% del principal. Y eso significa que al final del décimo año, cuando ya hemos pagado un 100% adicional... aún nuestros hijos deben el 100% del principal. Eso es sencillamente algo abominable.
De hecho, cuando a un país soberano se le exige pagar una tasa de interés que por ejemplo supere en más de 4% la tasa que debe pagar quien paga menos, la prima de riesgo, considero que se está en presencia de un crimen económico de lesa humanidad, cometido in fraganti en contra de las futuras generaciones.
Y a los ciudadanos del mundo nos conviene hacer algo al respecto... por ejemplo:
Las bolsas de valores del mundo debería suspender la negociación de toda deuda soberana que indique una prima de riesgo superior al 4%.
Aparte de las calificaciones crediticias, se debería desarrollar y usar un sistema de calificaciones éticas.
Todos quienes adquieran bonos de soberanos que presenten una prima de riesgos superior al 4%, y que no cumplen con unas mínimas calificaciones éticas, deberían públicamente quedar expuestos como los financistas de las soberanas maldades.
Nosotros los ciudadanos deberíamos rehusarnos a pagar impuestos mientras nuestros bonos soberanos paguen una prima de riesgo superior al 4% y no posean una mínima calificación ética... y eso debe ser incluido como cláusula explícita en todas las emisiones de bonos.
PS. El que cree que China nos trata tan gentilmente como nosotros a PetroCaribe, es un iluso.
PS. El Senador de Estados Unidos Marco Rubio no sugiere sancionar a Venezuela, sino a venezolanos corruptos y violadores de derechos humanos. ¿Alguna objeción? ¿Por qué han de recibirlos y tratarlos como si nada?

mayo 01, 2014

Libertarios y socialistas ¡arrejúntense!

Me resulta difícil entender como brillantes intelectuales venezolanos pueden cuadrar el que tengamos un país en el cual, aparte de entregarle todos los poderes normalmente entregados al Estado le entregamos casi la totalidad de las exportaciones del país, con el encaradamente solicitarnos que no sigamos buscándonos un Mesías. Digo esto por cuanto ante nuestra realidad parecería que por pura lógica, no tenemos otra que buscarnos un Mesías... puesto que buscarnos un Presidente-presidente debe ser un monumental autoengaño.
Y por supuesto, quienes se dicen libertarios, y que antes que nada defienden la libertad del ciudadano, y creen que esa libertad, como ellos la consideran que debe ser, puede convivir con un Estado que concentra tanto poder, son unos irremediables ilusos... por decirlo de la manera más cortés posible.
Pero da la casualidad que quienes se ubican en el otro lado del espectro político, y que antes que nada defienden esa participación protagónica que promete el Plan de la patria, y creen que esa participación protagónica, como ellos la consideran que debe ser, puede convivir con un estado que concentra tanto poder, son también, igualito, unos irremediables ilusos... por decirlo de la manera más cortés posible.
La verdad es que ni ciudadanos, ni Consejos Comunales, ni Salas de Batalla Social, ni Comunas Socialistas, ni Ciudades Comunales, ni Federaciones y Confederaciones Comunales, ni Alcaldes, ni Gobernadores, ni Rectores, ni Estudiantes, tienen el menor chance de lograr lo que aspiran, mientras tengan que hacer vida bajo cualquiera de esas cúpula-podrida que controla nuestras resultas petroleras.
Así que, como una propuesta totalmente pragmática, tanto a los libertarios como a los socialistas venezolanos, a todos nos conviene dejar nuestras diferencias de lado y arrejuntarnos para asegurar el reparto por igual, entre todos los ciudadanos, de nuestras resultas petroleras.
Sea lo que sea que luego se decida en elecciones, tanto a los libertarios como a los socialistas, les resultaría mucho más fácil convivir unos con otros, al no tener que vivir bajo el yugo de un Estado repartidor de favorcillos.
Y si hay un diálogo que puede tener posibilidades de producir unión en nuestro desunido país, sería justamente ése que debate cómo arrebatarle nuestras resultas petroleras a los de la tribu quítate-tu-pa-ponerme-yo... para así ponerle fin a esa nefasta petrocracia que en julio 2014 cumple los cien años del reventón de Zumaque 1.
PS. Por cierto, recientemente la revista Time incluyó a Nicolás Maduro entre los 100 más influyentes del mundo. Para nada entendí su decisión, especialmente por cuanto la explicación se inicia mencionando el incidente del pajarito-espíritu Hugo Chávez, y por lo que parecería que si alguien de estos debería estar entre los 100, no sería precisamente Maduro. Además, como se lo hice saber al Time... ¿cómo rayos se puede calificar de influyente a quien no logra convencer a los consumidores de gasolina en Venezuela de pagar ni siquiera un céntimo de dólar por litro?
PS. ¿Y hablando de pajaritos... no le pintó uno el TSJ a Hugo Chávez, a los constituyentes (incluyendo a Nicolás Maduro y Hermann Escarrá) y a quienes votaron por la Constitución, con su dilución del Art.68? Lo digo por cuanto la exposición de motivos de la Constitución aclara muy bien la intención de ese artículo.
PS. Un gobierno socialista no es necesariamente cruel, uno comunista sí... he ahí una significativa diferencia.