diciembre 06, 2007

El campo de batalla

Mi país se parece a un campo de batalla de la primera guerra mundial. Dos trincheras profundas, cada una con aproximadamente un cuarto del país; otro cuarto corriendo expuesto entre ellas en tierra de nadie y un cuarto final deambulando como en estado de shock por los alrededores. ¡Mi Dios!… ¿cuándo seremos nación de nuevo?
Gracias a la inspiración de los estudiantes el domingo, abrazando fuertemente a nuestros queridos y alzando nuestras "Gracias Señor", celebramos el haber evitado la partición final, en la raya. Hoy lunes ya necesitamos de regresar al proyecto de construir una Venezuela para todos.
Según las cifras oficiales del CNE en Diciembre del 2006 de 15.8 millones de votantes 7.3 millones votaron por chávez , 4.3 millones votaron por Rosales y 4.2 millones se abstuvieron. En el referéndum del Domingo de 16 millones de votantes, 4.6 millones votaron por el NO, 4.3 millones por el SI y 7.1 millones se abstuvieron.
La oposición consiguió 300.000 votos nuevos, ante nada por liderazgo de los estudiantes; el apoyo de los autocríticos como Ismael García, Baduel y otros; una excelente actuación de apoyo de los protagonistas tradicionales; así como una cierta discreción de ese extremismo opositor que ahuyenta a muchos. Si a los votos NO se le añade además unos 200.000 de los que fueron demasiado leguleyos, finos o enterrados como para votar, así sea solo por solidaridad, la oposición atrincherada tiene 4.8 millones de votos.
Los votos duros de chávez, la otra trinchera, son los 4.3 millones que lo acompañaron a pesar de lo deformante de su proyecto de reforma y siempre claro que a este número, le debemos restar una cierta cantidad de los votos virtuales tradicionales.
Si los abstencionistas de siempre y para siempre siguen siendo los 4.2 millones del 2006, tenemos entonces que de los 3 millones de votos que perdió chávez, 2.7 millones se abstuvieron, o sea que se subieron a tierra de nadie. El que ello haya ocurrido se debe a las locuras propias de La Deformante; al excelente trabajo persuasivo de los autocríticos antes mencionados; y al hecho que los agresivos e incompetentes del gobierno y asamblea simplemente no se hicieron perdonar.
El reto actual es asegurar que esos 2.7 millones no se vuelvan a atrincherar y generar una nueva y decente propuesta de país que incite a los que siguen en las trincheras y a quienes merodean que se unan a los de en tierra de nadie, para convertir ésta en tierra venezolana.
El primero que tiene que decidirse sobre si ordenar a sus tropas que caven más profundas sus trincheras o pedirles que suban a buscar la nación, es por supuesto chávez. Para ello, dado que repitió tanto el argumento que hay otras democracias donde los gobernantes pueden ser reelectos y gobernar por mucho tiempo (siempre ocultando que se trataba de sistemas parlamentarios) bastaría recordarle que si un gobernante de esos países hubiese sufrido un voto de falta de confianza en su visión para el país como el que se le dio a chávez el domingo, ya tendría que haber renunciado.
Por cuanto el domingo ganó nuestra actual Constitución no estoy para nada a favor de una Asamblea Constituyente. No obstante, el resultado del referéndum, sí clama a gritos una nueva Asamblea, para así poder reiniciar el verdadero dialogo que tanto necesitamos.
PD. Mis felicitaciones por la corajuda actuación durante la angustiante incertidumbre por parte de conocidos como Enrique Márquez, William Ojeda, Andrés Velásquez, Enrique Capriles Radonski y otros, así como la de los tantos héroes anónimos…de ambas trincheras.

noviembre 30, 2007

“Llega la batalla final en Venezuela”

Entrevista por Alberto Avendaño director del Tiempo Latino, en Washington el 30 de Noviembre de 2007.

Per Kurowski afirma que su país se acerca a la “batalla final” que se dará el 2 de Diciembre con el referéndum para reformar la Constitución.
- ¿Hacia donde va Venezuela?
El 2 de Diciembre es como la batalla final en el Señor de los Anillos. Ahí se define el país o una Corea del Norte Tropical o el regreso al mundo para restablecer el diálogo internacional. El presidente Hugo Chávez es hoy un líder aburrido, de monólogos.
- Pero Chávez es un presidente elegido y reelegido.
Y muy incompetente. Venezuela es un país de ingresos fabulosos donde en este momento no se consiguen alimentos de primera necesidad. Esa es la cúspide de la incompetencia. Pero se reelige a Chávez porque la gente con necesidades hizo una inversión de esperanzas en él y el costo de, otra vez, desilusionarse es horriblemente alto. Los venezolanos se aguantan en la desesperación.
- ¿Será la reforma a la Constitución una clave de futuro?
- Lo que yo llamo la Deformadora ha puesto las cosas en un punto extremo. Chávez podría haber seguido navegando sus aguas, pero se decidió por los extremos: que el presidente tenga la responsabilidad del Banco Central, que el voto no surja de elecciones, que le poder surja del pueblo (y él es el pueblo)… el 2 de diciembre trae grandes posibilidades de crisis y todos los que tenemos familiares allá estamos preocupados.
- ¿Fracasó la oposición?
- La oposición es la única que supera la incompetencia del gobierno actual. Y aunque cada día más gente se baja de las filas chavistas, los nuevos actores son los estudiantes con un discurso que pone sobre la mesa la palabra reconciliación. Hay que darle valor a esa palabra en un ambiente donde lo que prima es la eliminación del enemigo. La fuerza de Chávez se deriva del conflicto. Los estudiantes protestan porque no se le ha dado al pueblo suficiente tiempo para discutir la nueva constitución. Son sin duda los estudiantes los que tienen el mejor discurso opositor.
- ¿Existe el riesgo de una guerra civil en Venezuela?
- Una guerra civil llevaría generaciones superarla. Debemos movernos siempre en lo que son soluciones democráticas. Pero el riesgo existe porque el desmembramiento del chavismo es un hecho. Las corrupciones, las dádivas a otros países, los amoríos con Cuba que afectan la soberanía nacional… hace que el oficialismo se derrumbe.
- ¿Por qué la obsesión con Simón Bolívar?
- Porque Simón Bolívar da para mucho, es un personaje multifacético que a este gobierno le sirve para todo. Pero Chávez no es el primer dictador que se monta en el caballo de Bolívar. La misma historia venezolana se centra en Bolívar. Es nuestro muerto, con el que cargamos.

noviembre 29, 2007

El voto NO es pasión racional

Mi NO tengo que cantarlo a los cuatro vientos…no puedo callarlo… por lo que no tengo la menor duda que el 2D depositaré mi voto NO con muchísima pasión, especialmente cuando me he convencido que la mayoría de la oposición así lo hará y muy especialmente por cuanto así nos lo han pedido los estudiantes.
Pero también sé que mi voto NO es profundamente racional, por lo siguiente:
El voto NO no convalida algo ilegítimo. El Art. 333 de la Constitución actual establece. "Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia". En tal sentido
nuestro voto NO es solo un primer paso de esa colaboración que se nos exige para frenar la enfermiza y desfigurante deformante y no hay nadie que me convenza que con ese voto NO, yo pueda estar dándole legitimidad a algo profundamente inconstitucional.
La abstención no convence. He sopesado todos los argumentos a favor de la abstención y si aún ciertamente muchos son importantes, en ningún momento me han logrado convencer, pasional y racionalmente, que estemos perdiendo con muchos votos NO que con muchas abstenciones. La Asamblea 167 a 0, es un
monumento demasiado grande a la desidia que puede provocar una abstención.
Necesitamos contarnos. Presiento que las principales irregularidades que están presentes en el sistema electoral se relacionan con el REP, lo cual si bien permite activar votantes virtuales por el SÍ no logra impedir el conteo de los votos reales del NO. En tal sentido cada día me convenzo más que el oficialismo busca incentivar la abstención… no necesariamente por temor a perder sino mucho más por temor a que la oposición se cuente.
Cálculos. En diciembre 2006 chávez sacó 7.3 millones de votos y estoy seguro que para lograr aquéllo se apeló a todas las reservas reales y virtuales que existían. Rosales logró sacar 4.3 millones de votos y que al haber sido contados por el CNE rojo rojito, sabemos que son todos 100% reales. Este 2D si las inmensas dudas que existen en el oficialismo le resta un millón y medio de votos (reales) al SÍ y de lograrse que un millón y medio de opositores nuevos o abstencionistas viejos voten NO, tendremos 5.8 millones por el SÍ y 5.8 millones por el NO… y que entonces vean cómo nos van a deformar con La Deformadora.
Amigos: cuando el cerebro y el corazón de un pueblo están del mismo lado no hay quién lo pare. Salir a defender nuestro voto en elecciones anteriores significaba en esencia el defender el voto por otro, mientras que este 2D significa quizás la última oportunidad de defender un voto por nosotros mismos, nuestros hijos y nuestro país… y eso es algo muy pero muy distinto.
Todos somos borregos de algo o de alguien. Yo, ahora, lo soy de los estudiantes, a mucha honra… ¿y usted?

noviembre 22, 2007

El 2D es solo otro acto político

El 2 de diciembre, si yo quiero expresar mi protesta al contenido de La Deformadora votando un NO, ¿significa eso que yo esté ayudando a eliminar su vicio anticonstitucional? Por supuesto que no, ¿quién soy yo para eso? De la misma manera, si algunos llegasen a fabricar una mayoría para el SÍ, eso tampoco legitimaría nada. Para entender lo anterior basta recordar que una Constitución no esta hecha para defender las mayorías, las que siempre se defienden solas, sino para defender al ciudadano de las acciones del gobierno y a las minorías de las acciones de la mayoría
La Deformadora, al presentar un articulado que de aplicarse deformaría profundamente a nuestra nación y su forma de gobierno, va mucho mas allá de ser una simple reforma. De acuerdo a nuestra Constitución vigente, para transformar el Estado se requiere de una asamblea constituyente y al respecto no hay tutía. En tal sentido el 2 diciembre salgamos a votar SÍ o salgamos a votar NO, en términos jurídicos, eso es un acto írrito. Lo cual no significa que el 2 de diciembre no pueda ser un gran acto político.
Digo lo anterior por cuanto después de las tantas discusiones que sostuve con relación a mi artículo "¿Legitima un voto?", termine con la impresión que una gran parte de la oposición ha colocado sobre sus hombros, sin razón alguna, el peso de ser más papistas que el Papa. En estos momentos creo que muchos estarían felices de ir el 2 de diciembre a expresar su NO, pero se sienten cohibidos por creer que con eso estarían violando unos principios ético-morales. A ellos les digo que se dejen de esa tontería y que vayan tranquilamente a votar su NO (si eso finalmente es lo que la mayoría de la oposición decide hacer), ya que con eso no están refrendando absolutamente nada, excepto por supuesto su rechazo político a La Deformadora.
Para los que aún así sigan sintiéndose incómodos, depositen tranquilos su voto NO el 2D, no tanto en contra del contenido de esa Deformadora, que no tienen ni porqué haberla leído, sino en protesta por el hecho que buscan imponérnosla atropellándonos por una vía no constitucional.
Por supuesto, nada de lo anterior disminuye el compromiso que he adquirido con ustedes de como un borrego, a mucha honra y en nombre de la indispensable unidad, hacer lo mismo que la mayoría de la oposición vaya hacer, sea abstención o sea votar NO. No obstante y repitiéndoles que hasta un borrego puede tener su corazoncito y el mío se inclina por votar, permítanme darles tres argumentos en favor de votar NO… en ese acto político del 2 de diciembre.
Como de todas maneras debemos salir a protestar el 3D, o bien para ratificar la ilegitimidad del SÍ o bien para buscar legitimar nuestro NO, la pregunta que debemos hacernos es: ¿qué podrá generar más estímulo para salir el 3D, el haber votado NO, o la abstención? Yo presiento que sentir que me han robado mi voto me provocará más rabia el 3D que sentir que no me hayan contado bien mi abstención, o que la hayan contado bien sin importarles un bledo.
Tiene mucha más importancia derrotar políticamente a La Deformadora que ilegitimarla.
Nuestros jóvenes parecen que nos piden el NO y debemos complacerlos, entre otros por cuanto las mayores consecuencias del 2D serán igualmente para ellos.

noviembre 01, 2007

Borrego… a mucha honra

La verdad es que en la oposición cohabitan figuras tan extrañas que a veces algunas de ellas parecen más bien infiltradas.
Entre los más extraños sin duda alguna se encuentran aquellos que odiando a fondo la mueca de primitivismo del gobierno caen en su propio culto del "no hay nada que hacer" y parecen estar a punto de convocar un suicidio colectivo similar a ese que hace una década ocurrió en Jonestown, Guyana, cuando un charlatán religioso condujo a la muerte a más de 900 personas. Lo único que les falta es su propio charlatán. 
Los abstencionistas incluyen los que con razón desconfían del sistema electoral y los que no quieren participar por cuanto eso significa darle legitimidad a algo ilegitimo de por sí. Ambas posiciones son muy razonables pero cuando estas derivan en un extremismo que hasta prefiere que el régimen siga haciendo de las suyas con tal de no votar, sin duda que nos enfrentamos a otro grupo bien extraño.
Y los abstencionistas al extremo también tienen su contrapartida en quienes sólo aceptan salir del régimen por la vía del voto, así sea votando durante generaciones, sin importarles para nada la falta de credibilidad del sistema electoral, por cuanto lo suyo es un acto de fe en la democracia. Éstos que prefieren que el régimen persista en sus quehaceres antidemocráticos, si es que aún con mayoría no se puede sacar por la vía del voto imposible, también clasifican como extraños.
La energía que alimenta la extrañez de todos los anteriores es esa tendencia bastante frecuente en el venezolano de siempre querer tener razón y de siempre querer dar la impresión de saber la respuesta y que por cierto permite a tantos con toda la desfachatez del mundo revolcarse en placer cuando alguien los tilda de expertos, cuando en otras culturas se hubiesen muerto de vergüenza.
Como remedio entonces a estos grupos de extraños que nos tienen divididos en el qué hacer aun cuando todos comparten un solo objetivo yo lanzo mi llamado ¡Borregos unámonos! 
Dobleguemos todo nuestro intelecto ante la imperante necesidad de elegir una sola opción. No analicemos más el si votar, si abstenernos o el si hacer otra cosa, sino dediquémonos sólo a buscar identificar qué opción escoge la mayoría de la oposición para seguirla con todo el entusiasmo del mundo. Con la frente en alto, a mucha honra, nos debemos convertir en los más borregos de los borregos… así sea nos acusen de extraños: ¿por esta causa quién no? 
Si la mayoría elige un camino, quien vaya por otra vía votando, absteniéndose o inventando, ya lo podremos entonces eliminar de la lista de los extraños e incorporar definitivamente a la lista de infiltrados. Por cierto, el voto y la abstención no son incompatibles. Si por ejemplo la mayoría llegase a votar en contra de la propuestilla el 2 de Diciembre y ésta queda aun así aprobada, es obvio que hay lugar para la madre de todas las abstenciones, a todo, el 3 de Diciembre.
Mientras estamos en la tarea de identificar la opción única recordémosle a nuestros compatriotas que a nuestra querida nación no la podemos reencontrar en la senda donde la perdimos sino que tenemos que buscarla donde queremos que llegue a encontrarse y que para lograr llegar ahí, no le podemos dar el gusto a quienes disfrutan, gozan y ganan con que nos odiemos.
El Universal

junio 28, 2007

Se le fué la señal

A chávez (ver nota abajo) lo que le sobraba era esa magia de permitirle al ignorado sentirse tomado en cuenta, con nombre y apellido, como un ser humano y nadie me podrá argumentar que eso no sea vital para un país, especialmente en tiempos cuando la desunión es la más poderosa arma de destrucción masiva que existe. El sábado 19 de junio, por lo que a mi respecta, a chávez se le fue por completo la señal cuando, en un acto de aspirantes a dirigentes del PSU, por televisión lo vi informar a sus seguidores que ahora ellos pasaban a ser importantes por cuanto eran multitudes.
¡Adiós! Hay pocos en el mundo que están tan lejos de poder identificarse con solo ser parte de una multitud como los venezolanos. Como prueba personal de ello, entre tantos otros, siempre acaricio el testimonio de mis abuelos maternos suecos cuando desde hace ya cincuenta años regresaban de sus largos paseos por las aldeas que nos rodeaban en Palmira y me contaban sobre las más maravillosas personas con las que se habían topado. Como parte de una generación responsable, no es por mí que me quejo, pero la rabia que me entra cuando pienso en los olvidados que invirtieron sus últimas reservas de esperanzas en chávez para ahora terminar tratados como multitud, esa sí que me mata. En tal sentido, la tarea más importante e inmediata que tenemos por delante es asegurarles a esos pobres venezolanos recién multitudinados, que tienen compatriotas que siguen considerándolos y respetándolos como individuos.
Puede que chávez alguna vez haya tenido todas las intenciones correctas del mundo y la verdad es que es difícil imaginarse que no fuere así y que hubiera logrado todo lo que logró para sí mismo a punta de solo ser un buen actor. No obstante, en el camino, algo le pasó, comenzó a fallar y cualquier buena intención que tuvo degeneró en algo distinto, hasta hoy perder la señal. Para mí lo anterior se debe antes que nada a que los ingresos petroleros se le subieron a la cabeza, como estoy seguro le hubiese pasado a la inmensa mayoría, por no decir a todos. El encontrar la manera de evitar exponer a nuestros presidentes a las enloquecedoras tentaciones que producen nuestros ingresos petroleros es otro de nuestros muy urgentes retos como país.
Otro tema distinto. Hace poco cuando observé a los jóvenes demostrando en las calles, sentí por agarrar una guitarra, una armónica y una videocámara y dedicarles a ellos una versión de la canción Acuarela de Toquinho, vía YouTube. Aun cuando mi intención era principalmente que mis hijas lo vieran (y sufrieran con la buena broma que les echó su papá) alguien encontró ese video y lo colocó en el Noticiero Digital y hoy me enfrento a la cruda realidad que con un video malazo alcanzo más audiencia que lo que logro con mis tremendos artículos. En tal sentido decidí YouTubearles sobre algunos de mis tópicos favoritos, por lo que les invito al wx3.pkurowski.blogspot.com y donde justamente comienzo con el tema del petróleo-nuestro-no-tan-nuestro. Eso sí, no abandonen la lectura, ya que quedamos pocos lectores, o quizás el problema sea más bien el de demasiados aspirantes a escritores, tentados como yo a masajear su ego llegándole a todo el universo por Internet. ¿Será que el Internet nos hará todos argentinos?
Por favor no le demos el gusto a quienes disfrutan, gozan y ganan con que nos odiemos.
Nota: Para quienes se preguntan sobre el porqué escribo chávez con minúscula, esto se debe a una pequeña sanción social privada mía que le impuse cuando en una cadena lo oí insultar a una buena parte de la muy buena juventud venezolana. El retiro de la mayúscula es por 10 años, aun cuando su pena puede ser extendida o reducida, de acuerdo al nivel de arrepentimiento que me demuestre.

junio 14, 2007

Cuestionamiento mata obediencia

Muchos le hablan al joven sobre la importancia que desarrolle un criterio individual sólo como argumento para venderle lo que ellos consideran debe ser el único consenso colectivo. En estas últimas semanas nuestros jóvenes parecen estar enviando el mensaje que ya están hartos de tantas respuestas… cuando las preguntas claramente son otras. Durante las últimas décadas y como consecuencia del ritmo endiablado de lo que aún sin entender llamamos globalización, han surgido una serie de preguntas que difícilmente pueden ser respondidas, ni con un discurso neo-moderno, ni por supuesto con esos lenguajes prehistóricos zamoranos.
Por supuesto que las voces jóvenes que hoy se oyen en las calles de Venezuela tienen un destinatario directo, el presidente de la república, al cual simplemente le están diciendo que tras un periodo de prueba, por el tiempo de una media generación, como baquiano global simplemente no sirve. Pero no vayan ustedes a creer que con un yéndose chávez, en su debido tiempo (ver nota) y reabriéndose una RCTV, ellos se quedarán tranquilos… amárrense, de repente los cambios que solicitarán serán mucho más impactantes, con lo cual ni remotamente me refiero a golpes, suaves o duros.
De la misma manera que China e India ya intuyen que simplemente no hay espacio suficiente para en términos económicos poder crecer hasta llegar a ser otro Estados Unidos u otra Europa, ni siquiera si éstos desaparecen, nuestros jóvenes andan intuyendo que el sistema actual (y nuestra generación con él) está tan desnudo y fuera de onda como puede estar.
Sé que hay quienes consideraron que los jóvenes deberían haberse quedado más tiempo en la Asamblea… hasta debatiendo, pero les confieso que para mí cada minuto que estuvieron ahí fue un verdadero suplicio, ya que si los 167 sentados que se encuentran ahí ni siquiera se representan a sí mismos, cómo esperan poder representar al país que viene. El otro suplicio mío, al cual no le puedo hacer nada, es el de no contar con cuarenta años menos y poder estar entre todos ellos debatiendo ideas de tú a tú.
No obstante, metiéndome donde puedo, debo y quiero, entre las revueltas que esperaría que los jóvenes armen se encuentra por supuesto aquella de castigar el uso de los carros y usar el dinero que se puede obtener de no vender la gasolina a un precio menor que el agua, para construir el más maravilloso sistema de transporte público jamás visto, preparando así al país para el futuro de sus hijos, de una manera mejor de lo que nuestra generación fue capaz. El segundo frente sería iniciar el proceso de quitarle al gobierno los ingresos petroleros y entregarlos a la ciudadanía para algún día lograr que los políticos trabajen para quienes les pagan los impuestos, en lugar de gozarse los recursos del pueblo. Jóvenes, tal como el Padre Ugalde, con ustedes grito ¡Libertad! 
Nota. Con la cadena donde chávez insultó a buena parte de la juventud venezolana, otra contundente prueba de su autoritarismo, como mínimo perdió el derecho al uso de la mayúscula.
Por favor no le demos el gusto a quienes disfrutan, gozan y ganan con que nos odiemos

junio 07, 2007

El efecto papaúpa

Existen muchos tipos de papaúpas pero todos ellos tienen en común el creerse el mejor y el de tener poca capacidad de aguantar a quienes los cuestionan. Los papaúpas hacen vida en todo tipo de organización, privada, publica o mixta y a todo tipo de nivel jerárquico, desde portero a presidente. Todos ellos, en todo lugar, aparte del fastidio que nos causan, producen perniciosos efectos en materia de recursos humanos.

En la administración pública el papaúpa, sin quererlo, da inicio a un circulo vicioso por medio del cual el nuevo subalterno elegido para reemplazar a quien se atrevió hacer una pregunta que alguien pudiere interpretar como un cuestionamiento del papaúpa de turno, tiene que por definición ser algo más mediocre que el funcionario anterior, así como por supuesto poseer una mayor disposición para aguantárselas.

De la misma manera un burócrata que desea mantener su vigencia, o por lo menos su cargo, para no correr el riesgo de ubicarse entre los mejores y de repente quedar tentado a preguntar sobre algo, cada día que se levanta, tiene que hacerse la firme determinación de ser un poco peor que el día anterior. (Algunas recientes surrealistas declaraciones dadas en España por un funcionario de carrera de la Cancillería, quizás se podrían explicar desde la perspectiva del efecto papaúpa.)

Lo anterior y que en lenguaje económico se dice es la causa del rendimiento marginal decreciente del funcionario público provocará, tarde o temprano, la implosión de cualquier gobierno liderado por un papaúpa. Los nuevos siempre serán peores que los anteriores y los que se quedan, sólo lo logran empeorando.

Hay condiciones que son más propicias para que los papaúpas lleguen a ocupar cargos de importancia y entre las cuales destaca el grado de debilidad genérica que tiene la sociedad por un sabelotodo. Por cuanto el papaúpa, creyéndose iluminado, es quien mas habla cuando los más humildes prefieren callar y como también existe una estrecha relación entre el creerle a un sabelotodo y el gusto por un idioma refinado y preciso, rayando o pasándose a lo cursi, se deduce que si el papaúpa además habla bonito, que la mesa está servida para dar inicio a nuestra rodada cuesta abajo.

Si el papaúpa, ya montado en el poder, además logra armarse de unos recursos que le permite adquirir su propia barra que lo aúpa, el rendimiento marginal decreciente de sus subalternos pasa de ser una función linear a adquirir características exponenciales… algo así como que estamos mal, pero vamos peor, al cuadrado.

Amigos, espero no haberles aburrido con un lenguaje demasiado técnico pero todos, incluso yo, estamos expuesto al peligroso y muy contagioso virus de creernos un papaúpa, así sea sólo de vez en cuando.

Por favor no le demos el gusto a quienes disfrutan, gozan y ganan con que nos odiemos.

mayo 31, 2007

Los unidos y los sumidos

Hay gobiernos que conocen que su responsabilidad con el país es de mantenerlo unido y hay otros que necesitan tenerlo sumido. Me encuentro fuera del país y tuve que seguir todos los incidentes del cierre de RCTV por la pantalla de un pequeño notebook, excusa que uso para explicar que mis ojos aún se encuentran algo lagrimosos. No soy periodista ni mucho menos un medio de comunicación, pero a ese ministro que dice que va a poner presos a quienes reportan el cierre de RCTV como un cierre, le aseguro que tampoco podrá llamarse periodista quien reporte sobre la madre de los cierres de medios de comunicación, a los trancazos y de mala gana, como un simple vencimiento de concesión.
Hasta la fecha Chávez operaba desde cierta posición de altura como un presidente electo como enemigo de lo viejo y malo, lo que le permitía a quienes lo rodeaban o quererlo o por lo menos cubrirse con un camuflaje que reducía el costo social de identificarse como pegados. ¡Ya no! Chávez que hasta la fecha había demostrado habilidades como estratega, cometió el error de bajarse de su colina, sólo para satisfacer un capricho. Quizás en este momento podrá estar gozando su triunfo pero eso es sólo por cuanto aún no se ha dado cuenta del costo de haber dejado a tantos de los suyos decepcionados o desnudos de argumentos.
A partir del cierre de RCTV la frontera entre los venezolanos que pueden ir con la frente en alto y quienes como lacayos declarados ya no podrán mirar de frente a los ojos quedó mucho más definida. Chávez lanzándole la puerta a RCTV no humilló a los cerrados sino a los suyos, quienes antes por lo menos podrían hacerse la ilusión de ser un frente del diálogo pero que de hoy en adelante se saben sólo partícipes de un monólogo, ajeno además. Una sociedad incapaz de debatir sus opciones como país de manera inteligente, a sabiendas que cada una de esas opciones tiene sus pros y contras, irremediablemente se vuelve un país fofo y bruto.
Por lo tanto le ruego a todos los excelentes comunicadores de RCTV que durante su mientras tanto, por el bien de nuestro país, ayuden a crear aquellos círculos de discusión clandestinos y ocultos que nos permitan conservar esa biodiversidad de ideas que todo país necesita.
Finalmente les confieso que los de RCTV, a muchos de los cuales había considerado como unas caricaturas inventadas por Cabrujas, se volvieron hombres y mujeres de carne y hueso, con corazón y cerebro, mientras que los que buscaban justificar el cierre se dibujaron con más claridad que nunca como unos comiquitos(tas) de mala calidad.
Sin duda que el cierre de RCTV le reabrió la puerta al país. Hijos, no les puedo decir que no salgan a las calles pero, por sus padres y por todos quienes tanto los queremos, por favor cuídense mucho y, en nombre de nuestra generación, perdónennos por tenerlos en esto.
Por favor no le demos el gusto a quienes disfrutan, gozan y ganan con que nos odiemos.

mayo 24, 2007

¿Que prefieren?

En la vida uno tiene que tomar una decisión relativamente temprano. La de aprender a defenderse en la vida o la de defenderse de la vida. O uno se levanta temprano en la mañana dispuesto a enfrentar los riesgos de la vida, o uno se queda en la cama buscando evitarlos. O se abren los ojos aun a sabiendas que no todo será bonito o se prefiere correr el riesgo de quedar en tinieblas. O se corre el riesgo de oír sobre cosas feas y molestosas o no importa perderse de informaciones importantes. O uno acepta tener una RCTV actuando libremente para aprender, o uno prefiere callarla para que el ego débil del patrón no tenga que sufrir cuestionamientos. Ustedes díganme, en qué país prefieren vivir, en el de los valientes o en el de los timoratos y acomplejados.
¡No alcanza!
La mayoría está acostumbrada sacar un cálculo donde en el numerador pone los ingresos del Gobierno y en el denominador a la población venezolana, sacan su cuenta y se lamentan con un "lo tendremos que aguantar para siempre". Cuán equivocados están. Aun los ingresos petroleros crezcan y con ellos el numerador y el denominador baje si más venezolanos deciden irse, la fórmula no cuadra, sencillamente por cuanto ha ignorado un factor fundamental, el apetito.
El problema con usar mercenarios para gobernar es que en la medida de que se les paga por un trabajo su tarifa por hora no permanece constante. Por un lado van aprendiendo del cobrar con su "si me diste un millón por lo anterior entonces entenderás que para hacer esto tanto mucho peor, necesito que me pagues cien" y del otro lado van acumulando los bienes que querrán defender con su "cuando no tenía nada estaba resteado pero ahora con este milloncito en Miami no sólo tengo alternativa sino que además tengo que cuidarlo para poder disfrutarlo". Lo anterior incide en que lo que se conoce como el apetito crezca exponencialmente y con ello las demandas del denominador, por lo que resulta obvio que llega el momento donde simplemente… ¡Patrón no alcanza!
Los mediocres
Si el funcionario resulta bueno, qué bueno y si malo, pues se sale de él. El problema es que diablos se hace con aquellos mediocres, quienes sólo saben cultivar con ahínco las destrezas del cómo hacer para que su patrón los deje amarrados a sus cargos. El día de mañana, cuando la historia evalúe este deslave nuestro, se culpará de algo a los malos, de bastante a los oportunistas, pero de manera abrumadora a los mediocres. No hay que ser un genio para saber que con estos baqueanos malos no se llega a Guasdualito ni por la carretera nacional.
El asocialismo del siglo XXI
El hecho que un país de 26 millones de habitantes con un nivel de ingresos por habitante y de necesidades como el de Venezuela tenga un volumen de ventas anuales de vehículos cercanos a los 400.000 es la más clara demostración que estamos en manos de un Gobierno cruelmente asocial.
Como implora Cecilia Martínez, por favor no le demos el gusto a quienes disfrutan, gozan y ganan con que nos odiemos



El Universal

El Asocialismo del siglo XXI

En Venezuela en camino a los nueve años de gobierno de ese Teniente-Coronel que diciéndose demócrata le fascina que lo llamen Comandante, la gasolina se vende a un precio menor que el agua, a menos de 3 céntimos de dólares, sin siquiera cubrir sus costos de distribución. Con esa política pública ese dizque socialismo del siglo XXI transfiere de los más pobres de los pobres en nuestro país, a los dueños de vehículos, un subsidio superior al 10% del PDB del país. En otro país petrolero como por ejemplo Noruega el precio de la gasolina es más de 60 veces el precio en Venezuela.

Igualmente como resultado directo de vender la gasolina a menos de 3 céntimos de dólares el litro, en lugar de venderla a su precio de mercado e invertir los recursos obtenidos en el transporte público, tenemos que en un país con solo 26 millones de habitantes y un nivel de ingresos por habitante cercano a solo los cinco mil dólares, en 2006 se vendieron 350.000 vehículos nuevos y las ventas del primer trimestre ya indican una venta anual de 400.000 de vehículos nuevos para el 2007.

Los carros ya no encuentran por donde circular para soltar su carbón envenenando nuestro planeta por lo que tanto en materia ambiental como en la vía de distribuir justamente el ingreso obtenido por la liquidación de nuestro petróleo no renovable, queda perfectamente claro que en Venezuela nos encontramos en manos de un gobierno cruelmente asocial.

Lo anterior (unido a tantos otros motivos) me lleva a preguntarles a los socialistas del continente y del mundo lo siguiente:

¿Acaso Ustedes creen que un Salvador Allende hubiese muerto orgulloso por el Asocialismo del Siglo XXI de Hugo Chávez? ¿Ustedes no tienen límites en el crédito socialista que están dispuestos a extenderle a alguien solo por cuanto abre su boca en contra de Bush? ¿No le tienen miedo a la posibilidad del descrédito final? ¡El efecto caída del Muro de Berlín se vera chiquito al lado del efecto caída Hugo Chávez!

¿Acaso no se dan cuenta que Hugo Chávez no tiene un constituyente socialista en Venezuela, ya que de existir jamás le hubiesen perdonado sus improperios autoritarios? ¿Acaso no se dan cuenta que a Chávez lo anterior no le importa nada siempre y cuando Ustedes le permitan usar gratuitamente el discurso socialista como un camuflaje útil para ocultar sus propios fines individuales?

Yo defiendo mucho al sector privado y soy demasiado libre pensador para poder acomodarme a un ismo político como el socialismo, pero no por ello tengo empachos en solicitarle la ayuda a los socialistas-socialistas, a quienes respeto mucho, para librar a Venezuela de las dos botas con que nos pisan, la militar y la petrolera. Asimismo ruego encaradamente, tanto a ellos como a su contraparte ideológica, que de una vez por todas dejen de apoyar a quienes disfrutan y ganan con que nos odiemos entre hermanos.

mayo 10, 2007

No salgamos del Banco Mundial

Yo podría llegar haber sido el último Director Ejecutivo de Venezuela en el Banco Mundial (2002-2004), lo cual sería triste para el país. Aún cuando en el futuro Venezuela el mismo Chávez se arrepiente, como hemos visto que ocurre, podría resultar imposible recuperar esa silla que por dos años, cada cuatro años, nos permite sentarnos en la Junta Directiva del Banco Mundial y hablar, no sólo en nombre de nuestro país, sino también, con mucha honra, por Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y España.
Aparte de configurar otra distracción que nos quita la vista de la destrucción, Chávez no podría dar ni una sola razón objetiva para salirse del Banco, ya que ni nos cuesta dinero estar representados en él, ni hay una sola cosa que el Banco Mundial le haya impedido hacer (lamentablemente).
La mejor y casi única posibilidad que tienen los países pequeños y en vías de desarrollo de llegar a ser oídos, es justamente asegurando una sólida presencia en los organismos internacionales. Abandonar esos organismos por el solo hecho que no sea tan fácil lidiar con ellos y tirar la toalla rehusando a dar la pelea es como el suicidarse de joven por temor a la vida.
Por supuesto que no es fácil; por supuesto que puede haber muchísimas ocasiones en que nos parece que estos organismos nos traten de manera injusta y de seguro que en muchas ocasiones de hecho así ocurre… pero ¿quién rayos les ha dicho que el mundo es un lugar fácil o justo?
¿Qué cree Chávez? Que fuera de los organismos internacionales, ¿Venezuela tiene más voz? La verdad es que Venezuela tiene poca voz y el hecho que sus gritos hoy se oigan algo se debe casi exclusivamente al amplificador petrolero. Seamos honestos con nosotros mismos, con el petróleo por debajo de 15 dólares por barril, por los momentos no hay presidente venezolano capaz de ganarle en cobertura internacional a una buena miss venezolana.
No sé si aún queda tiempo pero, por amor y respeto a Venezuela, recapaciten esta decisión. En el Banco Mundial se sientan a discutir 185 países del mundo. ¿Quién será el verdadero perdedor si mañana sólo discuten 184? Una palabra inteligente en el seno del Banco Mundial, puede pesar más que miles de congregaciones en estadios. 
Simplemente no sé que le habrán dicho a Chávez sobre el Banco Mundial. ¿Acaso será que algunos que le tienen rabia al Banco Mundial solo por cuanto no hablan inglés y ese es su idioma oficial y le han echado unos cuentos chinos? Que el Banco Mundial frecuentemente es objeto de críticas y manifestaciones por parte de grupos anti-globalización es cierto, pero eso por supuesto no tiene que ver nada con nada.
El mundo se achica. Toda la cartera de préstamos del Banco Mundial suma, después de 60 años, un poco más de 100 billones de dólares lo cual, comparado con los flujos financieros globales, es nada. Sólo los inmigrantes latinoamericanos en Estados Unidos les envían a sus países más de 60 billones de dólares anuales y para lo cual obtienen ingresos de más de 400 billones de dólares anuales.
Cada día se centran más en el Banco Mundial discusiones sobre tópicos de importancia global, como por ejemplo mucha de la relativa a los cambios climáticos. Venezuela no debe salirse del Banco Mundial, sino más bien debe ayudar con toda fuerza para que funcione mejor. Un país africano, verdaderamente pobre, tiene hoy todo el derecho de sentirse abandonado por Venezuela, ya que en lugar de unírsele al debate, lo rehúye.
Uno de los 4.292.466 ciudadanos del país sombra.(Insolentemente el CNE aún no termina por contarnos)

abril 26, 2007

Necesitamos sumar más que cero

Recientemente tuve la oportunidad de oír, en una conferencia organizada por el Banco Mundial, a la actual presidenta de Liberia, H.E. Ellen Johnson-Sirleaf, exponer sobre lo que necesitaron hacer en su país para lograr salir de los conflictos que lo tenían sumergido en una guerra civil. Su exposición emocionó, especialmente a quienes estamos observando no la construcción sino la destrucción de nuestros respectivos países. Al llegar a casa encontré el siguiente apunte y que seguramente lo base en algo que dijo ella o un comentarista: "Las visiones no producen entendimiento, las grandes visiones, que pueden implementarse, resultan de un proceso de entendimiento".

Una sociedad totalmente polarizada entre quienes están a favor de algo y quienes se oponen a ello, simplemente suma cero. En tal sentido parece ser que la única manera que tenemos de salir de las nefastas circunstancias en las cuales todas la partes aceptan nos encontramos sumergidos, es lograr sentar, en una misma mesa, tanto a los que adoran a Hugo Chávez como a quienes con igual pasión lo detestan, en el convencimiento que Venezuela vale muchísimo más que una sola persona.

Si no logramos resolver con urgencia la absoluta incomunicación que existe entre las partes y damos inicio a un proceso de colaboración constructiva, por ejemplo vía una asamblea nacional paralela, jamás lograremos suficiente confianza entre las partes para poder actuar con racionalidad, ni siquiera en los asuntos donde existen consensos. Ausente tal entendimiento, al país no le quedaría sino el comunicarse por la vía de los incomunicados, o sea, la violencia.

La Presidenta de Liberia, cuando habló mencionó que lo hacía no solo como Presidenta, sino además como madre y abuela. A la pregunta si las mujeres eran mejores para buscarle una salida en este tipo de circunstancias, respondió con un sí rotundo. Sus argumentos iban en el sentido que las mujeres tenían más capacidad de equilibrar las necesidades de hoy, el pan, con las necesidades del futuro, la educación, sin perderse en el resto de los asuntos intermedios que solo ofuscan y que supuestamente son de mas interés para los hombres. No me toca hoy debatirle ese punto, pero en lo que sí estoy totalmente de acuerdo es cuando a la pregunta sobre qué era lo mas necesario para un país frágil respondió lo siguiente: "Más que comida y alimentos lo que necesitamos son buenas y esperanzadoras fuentes de empleo para nuestros jóvenes".

En lo personal naturalmente creo que los hombres tenemos mayores facilidades de entendernos que las mujeres, con su mayor emotividad, pero por cuanto puedo estar equivocado (como esposo y padre de tres muchachas más me vale aceptar esa posibilidad) de repente lo que debemos es pedirle a Marta Colomina y a Lina Ron que cada quien de ellas se busque cinco madres y abuelas entre los de su lado y luego que debatan abiertamente, una semana seguida, mínimo seis horas por día, en televisión, sobre las necesidades inmediatas y futuras del país, con una sola regla, el que les sea prohibido mencionar el nombre de esa barrera divisiva que se llama Hugo Chávez. Si quieren, para el bien del debate, podrían incluir a otros nombres como innombrables.

abril 19, 2007

Crecientes dificultades para gozar el botín

Durante las recientes reuniones del Banco Mundial lamentablemente algunos asuntos fueron relegados a un segundo plano como consecuencia de los líos de su presidente el señor Wolfowitz.
Uno de ellos se refiere al anuncio de la Iniciativa para la Recuperación de Activos Robados la cual, junto a otros acuerdos como el de la OECD en contra de la corrupción, evidencia cómo el mundo avanza, muy lento pero parece que muy seguro, en el camino de una mayor gobernabilidad global.
Resulta vergonzosa la facilidad con que hasta ahora los ladrones logran ocultar su botín, a veces hasta frente a las narices de sus víctimas y por supuesto falta mucho para que una iniciativa como esta se convierta en un instrumento eficaz… pero quizás menos de lo que se sospechan los forajidos en el mundo.
Paralelo a las iniciativas oficiales, los avances tecnológicos que permiten acceder, archivar y enviar información están convirtiendo a las sociedades civiles, gústenos o no, en unos investigadores en tiempo real. No es que los anden buscando, pero cuando los ven y tienen su celular con cámara en mano, tomarán la foto del corrupto en sus momentos de disfrute, la cual pasará a engrosar expedientes de la verdad, que reventarán por grandes.
De igual manera, todos esos servicios de ocultamiento de bienes mal habidos, a cuya corrupta explotación se han dedicado algunos países con fama de poco corruptos, se están encareciendo en la medida en que se desarrolla esa comunidad internacional de sociedades civiles que entienden que todos tienen que remar en la misma dirección, si han de tener chance de sobrevivir en un planeta que se achica.
Finalmente y observando cómo en Canadá en una corte ordinaria recientemente se dio inicio a un juicio por violación de los derechos humanos (genocidio en Ruanda), tampoco debe estar muy lejos el día cuando alguno de los millones de emigrantes en el mundo, de aquellos que se han visto obligados a emigrar como consecuencia de los actos corruptos de sus gobernantes, demandará con éxito a un corrupto si lo encuentra gozando un dinero mal habido en su nuevo país alternativo. Las pruebas que necesitará para introducir su demanda, le serán todas enviadas por la red.
¿Lo anterior atenta contra la soberanía de las naciones? ¡Tristemente sí! Por lo que siempre es mucho mejor que las naciones se libren ellas mismas de manera soberana de sus soberanos corruptos.
Uno de los 4.292.466 ciudadanos del país sombra. (Insolentemente todavía quedan actas por escrutar)

abril 12, 2007

Todos somos indígenas

Zimbabwe lleva tiempo metiéndonos el dedo en el ojo a todos quienes profesamos el derecho de los países a decidir sus asuntos internos de manera soberana sin que el resto del mundo se entrometa, por cuanto nos recuerda que hay límites a tal principio.
Qué haríamos por ejemplo si ese gran pulmón de nuestro planeta Tierra que conocemos como el Amazonas estuviese ubicado en Zimbabwe y ese Mugabe se hubiese dedicado a su tala y su quema. Por supuesto nadie le puede negar a Zimbabwe sus derechos prioritarios como indígenas locales de hacer lo que quieren pero llega el momento en que sus derechos coliden de manera directa con los nuestros, también legítimos derechos como indígenas del planeta Tierra que somos y por lo menos yo estaría en tal caso vociferando "paren a ese loco… como sea". Por cierto hablando de este tema ambiental considero que el resto del mundo tiene todo el derecho de exigirle a países como Estados Unidos y Venezuela, que le pongan un parado a su consumo desenfrenado de gasolina.
El que un autócrata como Mugabe que lleva 27 años en el poder haya destrozado por completo a un país que tenía de todo para lograr un puesto respetable en la comunidad internacional y que le haya traído tantos sufrimientos irreversibles a por lo menos dos generaciones de seres humanos en Zimbabwe, quizás no sea cosa nuestra, "que se j…. pero la soberanía hay que respetarla". No obstante parece que ya Mugabe-Zimbabwe esta llegando a un límite y muchos de los más respetuosos de la soberanía, ya reclaman que se haga algo.
Uno de los instrumentos que más ayuda evitar que se nos coloque en esa incomoda situación de necesitar elegir entre el respetar la soberanía de los pueblos y defendernos de sus soberanas bestialidades, es asegurar que los mecanismos internos que permiten frenar las locuras de manera interna funcionen, muy especialmente el de las elecciones. En el caso de Zimbabwe hay muchos que sostienen que de sólo haber existido el mecanismo de unas elecciones verdaderamente transparentes, hace tiempo que el mismo pueblo de Zimbabwe ya se hubiese soberanamente librado del Mugabe.
Lo anterior me trae a comentar sobre la falta que verdaderamente hace en el mundo una definición sobre en qué consisten unas elecciones verdaderamente transparentes, ya que no puede ser igualmente de legítimo quedar electo en unos sufragios de cuya transparencia nadie duda y quedar electo en una elección donde la mayoría duda.
¿Cuál es el porcentaje de credibilidad que debe tener un sistema electoral para ser legítimo? No creo que se requiera el 100%, ya que siempre existe un porcentaje que dudará de todo, casi como por religión, pero tampoco creo que ese porcentaje deba bajar del 80%. Por supuesto en la medida que los resultados sean más anormales, más creíble debe ser el sistema electoral. En casos donde un Mugabe resulta reelecto durante 27 años o en el caso donde en unas elecciones parlamentarias en un pueblo dividido salen 167 a favor de uno y cero a favor del resto, la credibilidad que el pueblo debe tener en su sistema electoral tendría que ser del 98%, por lo menos.
Uno de los 4.292.466 ciudadanos del país sombra. (Todavía quedan actas por escrutar)

marzo 29, 2007

Del dinerito a casa

El BID estimó que las transferencias de los emigrantes a los países latinoamericanos fueron 62,3 mil millones de dólares en el 2006. Si ese monto representase entre el 20% a 15% de los ingresos de los emigrantes estamos entonces hablando de un Producto Bruto Emigrante (PBE) de 310 a 415 mil millones de dólares, lo que significa como mínimo más que dos Venezuela.
Para El Salvador, lo que producen sus emigrantes, quienes por supuesto no son menos salvadoreños por trabajar fuera de su país, eso representa, usando los mismos parámetros, un PBE de 90% a 120% del PIB normal de El Salvador, lo que en términos económicos significaría que existen dos en El Salvador.
Para el caso de Nicaragua, donde Chávez acaba de condonar una deuda de 30 millones de dólares y prometerles otros 10 en dinero fresco, es importante recordar que los emigrantes nicaragüenses enviaron a su patria 950 millones de dólares en el 2006, algo de lo cual debe estar consciente un Daniel Ortega.
Por supuesto es lógico que ante tales cifras los entes multilaterales como el BID y el Banco Mundial le presten mucha atención a las transferencias, pero en ese sentido necesito comentar sobre tres asuntos en los cuales no estoy muy de acuerdo con lo que esos entes dicen o hacen.
Primero. La transferencia que un hijo emigrante envía a su mamá, no tiene nada de distinto que la ayuda que da el hijo que se quedó en casa, por lo que siempre debemos recordar y machucar que estas transferencias son de carácter eminentemente privado. Lo digo por cuanto en muchos de los escritos sobre el tema uno queda con la sensación de que estos fondos representan una oportunidad nueva y distinta para intervenir. Si desean ayudar a los dos hijos y a la mamá a hacer un mejor uso general de los recursos, bienvenidos sean, pero si lo que tienen en mente es caerle de manera especial a las transferencias de quienes trabajan afuera, creo que el tiro les puede salir por la culata.
Segundo. Se han gastado fortunas analizando y buscando reducir los costos de las transferencias lo cual aun cuando de por sí no es malo, representa una verdadera irrelevancia dentro del contexto total del Producto Bruto Emigrante. En lugar de ese análisis umbilical sobre un problema que sólo se resuelve creando más competencia entre quienes están en el negocio de las transferencias, muchísimo más importante es ver cómo se logra elevar el ingreso per cápita del inmigrante, de la misma manera como se busca elevar el ingreso de quien se quedo en su país.
Tercero. Se discute mucho sobre la posible pérdida de cerebros que puedan sufrir los países, pero muy poco o nada sobre lo que debe preocupar mucho más, la posibilidad de una fuga de corazones. La verdad es que si los países receptores de las transferencias no se ocupan de mejorar para que no sigan haciendo casi obligante la emigración de mantener el contacto con los corazones de sus emigrantes, las madres patrias quedarán muy pronto sustituidas por una madrastra patria y con ello las transferencias desaparecerán… y no por magia.

marzo 22, 2007

BCV ¿Avra o Avada Kedavra?

Un origen etimológico sugerido para el "abracadabra" que usan los magos, es el avra kedavra, que en arameo significa algo así como "Yo creo, mientras hablo" y que algunos piensan tiene relación con Dios creando al Universo, desde la nada (ex nihilo), hablando, como en "Hágase la luz, y se hizo la luz". 
La expresión "abracadabra" se encuentra hoy en día también relacionada con esa neo maldición del mundo de Harry Potter, que todos conocemos como el Avada Kedavra y cuyo significado, en arameo, sería algo como un "Yo destruyo, mientras hablo".
No obstante los resultados del truco, para que el público sepa cual de las dos magias anteriores se utilizó, eso dependerá mucho si ha caído o no bajo esa otra maldición del harrypotterismo conocida como "Inperio", que implica caer en un estado de ensueño, bajo el control absoluto de quien lanza la maldición. El diccionario Wikipedia reporta que hay quienes describen la sensación de estar bajo el "Inperio" como una maravillosa y completa liberación de cualquier sentido de preocupación o responsabilidad por las actuaciones propias, habiendo sacrificado por completo la voluntad propia.
Necesitaba aclarar lo anterior antes de comentar algunas de mis impresiones sobre esa política que tiene al BCV entregando, ya casi de manera rutinaria, una importante porción de sus reservas internacionales, a ese ente llamado Fonden y lo cual tiene al oficialismo totalitariamente unitario gritando "abracadabra", mientras que la mayoría de la oposición grita "avada-kedavra".
Por cuanto a mí lo que más me interesa de la magia es ver con qué el mago logra distraer la atención para hacer de las suyas, yo no grito ni lo uno ni lo otro, ya que tengo la impresión que el BCV, al fin y al cabo, no es hoy más que otro de esos paños de seda que usan los magos, solo que en este caso quizás no sea blanco. La verdad es que si las reservas internacionales del país desaparezcan en un pumpá llamado Fonden, cuando solo provienen de un pumpá llamado PDVSA, o que sigan en un BCV, que igualito puede ser otro pumpá, solo que mejor disfrazado, con el riesgo que entonces nos confiemos más por creer saber mejor lo que ocurre, es un asunto que me deja bastante indiferente.
Que el truco BCV-Fonden vaya a desaparecer o malgastar las reservas más que esas desapariciones y malbaratamientos que ya ocurren, sobre la mesa y ante nuestros ojos, con la compra de espacios publicitarios en todo el mundo, gastos militares y demás ocurrencias, simplemente no lo acepto creer, por cuanto me rehúso implicar que una vía de botar los recursos, sea mejor que otra. ¿Que lo del BVC-Fonden nos vaya a producir más inflación a la larga? pues si, clarísimo… ¿pero que es una raya más para un tigre que ya parece una creación de Cruz-Diez? 
Leo que el BCV le ha entregado 12.000 millones a Fonden y que le quedan unos 33.000 millones de dólares y saco mis cuentas, pulperas. Sumo 12 más 33 y tengo 45; divido 45 entre los 33 que quedan y obtengo un factor del 1.36; multiplico este factor por la tasa oficial de Bs. 2.150 por dólar y concluyo en que el BCV adquiere sus dólares a una tasa aproximada de Bs. 2.930 por dólar. Amigos, de lo que sí estoy seguro es que si los del BCV siguen creyendo que ya no ha ocurrido otra devaluación y que pueden seguir vendiendo divisas a Bs.2.150, o el mago es muy pero muy bueno, o el BCV esta bajo el "Inperio", o sencillamente eso es y da lo mismo.
Uno de los 4.292.466 ciudadanos del país sombra. (Todavía quedan actas por escrutar)

marzo 15, 2007

Merecemos un mayordomo

En el mundo, todos, excepto quizás los más masoquistas, desearían tener un gobierno donde todo funciona sin que se note la presencia del mayordomo, pero la mayoría (o todos) terminamos con gobiernos donde nada funciona y donde quien más se nota es justamente el payaso responsable de ello. Por suerte, para nosotros, los gobernados, existen algunas vías para reducir el riesgo de ser gobernados por payasos, pero para vergüenza nuestra no hemos sido capaces de implementarlas, probablemente por ser más payasos que el payaso de turno.
Una de la propuestas por la cual más pelée durante el período de la constituyente, sin siquiera llegar cerca de lograrlo fue la de prohibir, a todo nivel, cualquier publicidad o propaganda que contenga el nombre de un funcionario público activo. Ya es suficiente que nosotros durante cada elección elijamos a quién entregarle nuestra chequera petrolera para luego tener que chuparle las medias para que nos devuelva algo de lo que para comenzar ya era nuestro, como para también permitirle que use nuestro dinero, para echarnos el cuento sobre lo bien que lo hace como payaso de turno.
Entiendo que los medios de comunicación tienen un interés pecuniario en mantener esa publicidad oficial, pero si sólo tuviesen un poco de más visión a largo plazo, hace tiempo que se hubieren dado cuenta que sin ese tipo de publicidad todos, inclusive ellos, ganaríamos mucho más. Las leyes que regulan los medios de comunicación, deberían explícitamente prohibir la publicidad personal de los funcionarios públicos en ejercicio, por cuanto no cumple ninguna función pública y puede hacer hasta más daño que los programas basados en la violencia y la pornografía degeneradamente desbordada.
Por supuesto que en las actuales circunstancias, donde los principales violadores de este código de ética mínimo del funcionario público son los mismos medios de comunicación del Estado, que ahora parecen, además, querer buscar monopolizar la publicidad, no debemos albergar muchas esperanzas de que se logren introducir unas leyes que contengan los abusos de siempre. En tal sentido, creo que no nos queda más remedio a nosotros los electores, que aplicar ese poderoso antibiótico que se conoce como la sanción social.
En tal sentido permítame recordarle a todos los padres, madres, casados, solteros, hijos e hijas, trabajadores, subempleados, desempleados, cobradores de sueldos y no cobradores de pensiones dignas, estudiantes con futuros, estudiantes sin futuro y no estudiantes, dizque-militares y no militares, venezolanos, cubanos y extranjeros, que cada vez que oigan nombrar a un funcionario público en función por su nombre en una publicidad, que recuerden que para todos los fines prácticos ese funcionario, o está mostrándonos su (muy feo) trasero, o se está comiendo un moco… en público.
Uno de los 4.287.467 ciudadanos del país sombra. (El CNE aún no termina por contarnos)

marzo 08, 2007

Estudiantes ¡Alerta!

Basta ver cómo unos estudiantes brillantes, aceptados después de unos muy rigurosos filtros por las mejores universidades del mundo, aplicados a sus estudios y graduados con honores, de repente no encuentran ningún trabajo que ni de cerca se corresponde con lo que aspiraban, para intuir lo muy difícil que es la educación. En Estados Unidos por ejemplo, se oye mucho del problema de los estudiantes que han incurrido en deudas para sus carreras profesionales y hoy no encuentran cómo cancelarlas… por lo que me imagino que solo es cuestión de tiempo antes que uno de esos estudiantes demande a su Alma Mater, por una oferta engañosa o por servicios mal prestados.
No es difícil alinear los incentivos para los educadores con los resultados que buscan conseguir los alumnos, pero ya en algunas partes del mundo se esta comenzando trabajar sobre conceptos tales como préstamos educativos cuya cancelación será contingente a que se obtenga un cierto nivel de ingresos e igualmente sobre el desarrollo de unos contratos de participación en el capital humano formado que permitirá un esquema mediante el cual el estudiante paga parte de su matricula con un porcentaje de los ingresos que logre obtener por encima de un cierto nivel mínimo. ¿Un contrato de esclavitud? No lo creo. El que recibe una buena educación que le trae unos buenos ingresos siempre estará mucho más feliz pagando un cierto porcentaje que quien en libertad absoluta y sin que le haya quedado un céntimo de deuda financiera, le han colocado sobre sus hombros, de por vida, el bacalao de una mala educación.
Siempre han existido personajes en nuestros gobiernos quienes han creído que educar es sencillo, un coser y cantar, hasta tal punto que hoy algunos hasta consideran que hay tiempo para además meterles una induccionadita política a los muchachos. Hoy, más que nunca, resulta importante darles un parado a esos gestores de ilusiones falsas, por lo que los jóvenes, padres, madres, hermanos y amigos deben todos estar muy pendientes ya que, en su educación, el joven esta invirtiendo su vida para ganarse su vida, lo cual no es ninguna tontería.
Muchachas y muchachos venezolanas, el mundo cada día se esta poniendo más competitivo por lo que ustedes no pueden darse el lujo de perder ni siquiera un solo segundo estudiando algo inútil o aprendiendo de alguien inútil en su profesión de maestro. A ustedes también les toca levantar su voz cuando lo que le enseñan no les parezca adecuado o cuando a su maestro le falte calidad, pues sepan que, el día de mañana, jamás conseguirán al ministro de Educación para que les responda personalmente por sus desaciertos. Por cierto, no se preocupen solo de sus propios estudios sino mantengan también el ojo bien abierto sobre cómo les va a sus compañeros, ya que en la misma medida que a ellos les vaya bien a ustedes le irá mejor.
Uno de los 4.287.467 ciudadanos del país sombra. (El CNE aún no termina por contarnos)

marzo 01, 2007

El control de precios

Me pidieron escribir algo sobre los controles de precios en Venezuela y, como estoy seguro que le pasa a muchos de mis colegas, lo primero que se me vino a la mente fue lo del cuero seco, eso de pisar una esquina para tapar un problema y solo terminar viendo cómo se levanta otra punta, que puede ser peor.

Es necesario y obligante regular los precios que se fijan en monopolios, por ejemplo los de la distribución eléctrica, o cuando existe una emergencia nacional de carácter transitorio. De ahí en adelante, todos los esfuerzos de tal naturaleza son inútiles y quienes buscan, por ejemplo, controlar los precios de los productos de primera necesidad, simplemente lo hacen por brutos, arrogantes o ignorantes, o una mezcla de todo aquello. La tragedia es que cuando los superponeprecios entran en acción, son justamente los pobres los que más terminan sufriendo.

El precio de un producto termina siendo caro cuando la oferta es menor que la demanda, o cuando falta competencia. Un gobierno que busca incentivar la oferta; evitar que la demanda sea trastocada por políticas monetarias equivocadas; y asegurar que exista una competencia adecuada, está haciendo absolutamente todo lo que puede y debe hacer, lo demás será solo una vulgar politiquería. Que los resultados de la acción del gobierno no sean suficientes y que, por ejemplo, los pobres necesiten de subsidios o transferencias directas, eso es otro asunto que no tiene nada que ver con un control de los precios. Al oírles su "qué fácil criticar y qué difícil hacer" me permito sugerir al gobierno unos quehaceres urgentes en materia de precios.

La oferta de productos se maximizará en la medida que logremos asegurar un buen balance entre lo que le toca ofertar al sector nacional y lo que se debe conseguir por vía de las importaciones. Cuando se reciben muchos ingresos por la liquidación del petróleo hay quienes simplemente creen que esos nos permiten invertir mucho para lograr aumentar la producción nacional pero, a más ingresos petroleros que recibimos, más fuerte se hace nuestra divisa, con lo cual mas difícil se le hace a la oferta nacional competir con las importaciones, con lo cual más inversiones son necesarias para lograr esa misma oferta nacional… y aún no conocemos el resultado neto de ese tiovivo, que puede hasta ser vicioso. Lo que toca es simplemente fomentar todas aquellas actividades en que somos buenos, o por lo menos menos malos, para así lograr generar el máximo número de empleos con la menor protección/inversión necesaria. Sé que a muchos esto les sonará a herejía pero, esa siembra del petróleo, siempre me ha sonado como un sembrar en el desierto para estar preparado para el día que vengan las aguas. Lamentablemente las matas no germinan antes de estar dadas las condiciones.

Por el lado de la demanda trastocada, la primera medida, obligatoria, es la de eliminar los actuales controles cambiarios que solo ahogan, represando el exceso de bolívares. En materia de control cambiario para una pequeña economía como la nuestra más importante es controlar la entrada de los capitales.

En cuanto al asegurar que exista una suficiente competencia, ahí sí hay mucho trabajo que hacer, especialmente en materia de roscas, pero eso sí requiere de unos machos de verdad y no solo de aquellos que se las hacen de machitos, ordenando desde sus escritorios unos controles de precios o firmando unos cheques de nuestra perjudicialmente generosa chequera petrolera… y que no ocuparían esos cargos si ellos mismos fuesen expuestos a la competencia que exige competencia.

El Universal

febrero 22, 2007

Las esponjas y el agua

Piense en los dólares como unas esponjas y en los bolívares como el agua. Cuando Pdvsa le vende al Banco Central las esponjas que ha obtenido por el petróleo, le entregan el agua, que de una manera u otra sale a regar las tierras de Venezuela. Cuando no existen muchas matas que puedan necesitar de esas aguas (producción) o las tierras no se encuentran suficientemente aradas como para absorber todo el líquido (confianza) entonces, de haber esponjas, se producen las fugas de agua, vía las importaciones o huidas de capital, o cuando no hay suficientes esponjas para secar el exceso de agua, ocurren las inundaciones que traen inflación y devaluación.
Hace poco un vocero de la comandancia económica, declaró que "ya no se ofrecerán los dólares que se originan por la venta de hidrocarburos al Banco Central, sino a la Tesorería Nacional, para evitar que los bolívares persigan los bienes prematuramente", lo que significa que una buena parte de las esponjas se guardarán en el exterior hasta que se necesite el agua. 
El anuncio, que de por sí no es una mala idea, pierde seriedad cuando el vocero lo remata con un arrogante "aquí sabemos lo que estamos haciendo" haciéndose el loco que ellos llevan ya bastante tiempo comandando y también que hace muy poco le quitaron al Banco Central unas billonadas de esponjas que ésta había adquirido, sin siquiera devolverle el agua que inicialmente había pagado por ellas. Qué lástima que estos aprendices no comenzaron sus estudios por la clase número uno, la del primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, donde justamente la problemática del qué hacer con tantas esponjas y tanta agua en una economía pequeña, fue la razón para la creación del Fondo de Inversiones y el argumento para la Ley Habilitante del momento… para lo poco que sirvió.
Qué difícil es discutir, no sólo en Venezuela, sobre la conveniencia o no de un control cambiario, cuando todos siempre están predispuestos a identificar a las entradas de capitales como positivas y a las salidas como negativas, aun cuando lo que más se necesita es simplemente que el nivel de liquidez resultante sea el adecuado. Si se piensa en la economía de un país como Venezuela como una bañera al lado de los océanos globales, quizás se podrá entender mejor que una cierta falta de liquidez resulta menos perjudicial para el desarrollo de la economía, que los excesos de agua que la ahogan.
Un país con tanto que ofrecer como Venezuela corre, en circunstancias normales, mucho más riesgos de morir ahogado que de sed, por lo que siempre he sostenido que de usar unos controles cambiarios permanentes, éstos deberían siempre colocarse a la entrada del agua, es decir cuando el Banco Central compra las esponjas y entrega el agua, que a la salida, tal como lo hace Cadivi, cuando el Banco Central recoge el agua vendiendo sus esponjas. Basta con echar un vistazo a la página web de Cadivi donde observamos que su representante opinó, en abril del 2003, que "el control de cambio se plantea como una restricción transitoria, incluso de una vigencia inferior al año", para saber que hace mucho tiempo deberían haber eliminado el control de cambio actual, o haberlo sustituido por algo mucho más funcional. Hoy, de repente, Cadivi ya tiene hasta planes de jubilación.
Los aprendices acaban de dividir el valor facial de nuestra moneda por mil, me imagino con la esperanza de permitirle a quien busca estar de turno permanente poder anunciar próximamente como un gran triunfo de la revolución, el regreso del 4,30. Ojalá eso se les dé y que no sólo terminen por tener que luego también repasar las experiencias de Luis Herrera y Lusinchi.
Uno de los 4.287.467 ciudadanos del país sombra.

febrero 01, 2007

Escudos

Cuando consideramos los escudos que podemos necesitar como nación siempre nos conviene recordar los peligros que implica toda barrera. El primero es que la protección sea imaginaria, o sea que el escudo no sirva para nada, lo que solo puede empeorar todo, si por confiados bajamos la guardia. Otro peligro es que resulte en un exagerado aislamiento, lo cual puede ser hasta más peligroso que las amenazas originales. Por último, lo peor, el que después de haber construido la barrera, uno descubra haber quedado encerrado con el enemigo adentro.
El petróleo es un activo de extraordinaria importancia geopolítica por lo que para protegerlo se necesita de un escudo de primera. Inicialmente se había considerado que con asegurar una meritocracia en PDVSA sería suficiente pero, habiendo visto cómo tantas corporaciones en el mundo han terminado sitiadas por una gerencia que tiene su propia agenda, hasta tal punto que los accionistas de muchas de las empresas cotizadas ya ni siquiera pueden nombrar a sus directivas, es obvio que con eso solo no nos alcanza. 
Por supuesto, la alternativa actual de un sistema de control que obedece señas tribales sirve aún menos, ya que eso solo puede terminar en que un chamán secuestre a PDVSA, o que se debilite tanto que se pierda por otras vías. El único escudo que tiene posibilidades reales para defender nuestro petróleo, de manera sostenible, es la de reintroducir un sistema de méritos basado en conocimientos profesionales, al mismo tiempo que conectamos a PDVSA, directamente, en el día a día, con el bolsillo de cada venezolano y creando con ello 26 millones de pedevesos. La propuesta llamada "La Negra" y que comenzó a dibujarse como una buena posibilidad de ello, lamentablemente no se le ocurrió a quien en estos momentos maneja la franquicia de las ocurrencias.
Igualmente necesitamos de escudos de primera para el cuidado del ambiente y para asegurar las posibilidades de lograr educar a nuestros hijos para que sean competitivos en el mundo de mañana. Millones de guardabosques, costas, montañas, llanos, ríos, aire, aguas venezolanos serán necesarios y aún así la tarea no será fácil. En educación, no nos queda sino buscar lo mejor de lo mejor y, aun así, habrá que rezar para que eso nos alcance para algo en este mundo tan competitivo.
Por supuesto, también nos caería de maravillas un escudo que nos proteja contra las ideas del ocurrente de turno, tales como que el estatizar la distribución de la electricidad y las empresas de comunicación tengan algo que ver con proteger a nuestra nación... pero eso puede que ya sea demasiado pedir.

enero 11, 2007

RCTV

Quien haya seguido de cerca el capítulo Berlusconi en la Italia reciente, sabe muy bien que el mezclar unas intenciones políticas con el control privado de canales de televisión, no es un juego inocuo y en tal sentido, no hay duda que muchos puedan ver la necesidad de introducir ciertos elementos de control que haga menos probable el abuso. Por ejemplo, de la misma manera que le debería estar vetado ocupar un cargo político a quien haya ejercido recientemente un cargo importante en un órgano tal como el CNE, cuya función es la de arbitrar de manera independiente entre los diversos intereses nacionales, quizás debe serle vetado a los dueños de televisoras el buscar ocupar algún cargo electivo.
Pero, en nuestra Venezuela de hoy, más que evitar el abuso de las televisoras privadas, las cuales al fin y al cabo están sujetas a la competencia y algunas leyes de mercado, es necesario evitar que los usufructuarios del gobierno de turno abusen con las televisoras del Estado. Esto es así especialmente por cuanto al haberse perdido ese sistema de autocontrol que representaba el hecho que el Presidente no podía ser reelecto de inmediato tras cinco años, sin duda surgió una nueva dimensión de tentaciones para quienes buscan entronarse a largo plazo y creen que unas televisoras dóciles les son útiles.
En tal sentido y sin tener absolutamente nada que ver con alguna televisora, ni privada ni pública, no me cabe la menor duda que, aparte de lo malcriadamente arbitrario del proceso de decisión, el principal problema con el ordenar la extinción de la concesión de RCTV, no es tanto a quien se le quita ésta sino a quien se le entrega. Si yo fuese un asambleísta, por supuesto distinto a los actuales 167 a 0, iría por ejemplo a Inglaterra para estudiar el funcionamiento de la BBC de Londres.
Dicho lo anterior, el no renovarle la concesión a RCTV resulta además una soberana estupidez para un gobierno que le ha resultado tan difícil construir ese clima de confianza y armonía que necesita el país para tener la posibilidad de convertir los ingresos petroleros en algo más que importaciones y gastos de promoción en el exterior. ¿De que con el cierre lograrían callar a la oposición? Lo dudo, lo que lograrán con ello es sólo quitarle a la oposición una válvula de escape, de las que de repente más bien han ayudado a sostener al gobierno, manteniendo a la oposición ocupada viéndose por televisión en lugar de salir a la calle.
Además, a final del día, el gobierno no habrá ganado nada por cuanto en el mundo de la televisión, más que los cachivaches y el espectro radioeléctrico, o como se llame, lo que vale es la audiencia y por lo que la pregunta que flota en el aire es… ¿y quién gana con lo de RCTV?
Las elecciones del 3 de diciembre legitimaron mucho más a la oposición que al oficialismo, por lo que muchos observadores políticos le recomiendan al gobierno andarse con cuidado y dejar de lado la arrogancia, al mismo tiempo que otros agitadores (angustiados por la debilidad de los precios petroleros) incitan al suicidio… entre otros con una muleta roja-rojita llamada RCTV.

enero 04, 2007

Loros y loritos

Todos entendemos que los militares no pueden permitir demasiados cuestionamientos en sus cuarteles ya que su efectividad operativa podría verse seriamente deteriorada si una orden lanzada al batallón, para que ataquen, llegase a ser respondida con un ¿y por qué?. Pero una cosa son los militares y otra cosa muy diferente son los civiles, para quienes lo más importante es justamente el saber y el poder cuestionar.

No importa las urgentes razones que existían para revolucionar al país ni tampoco si las intenciones hubiesen sido buenas o no, pero el hecho es que por la vía que vamos, nos estamos arriesgando a perder nuestra nación y una de las principales razones de ello es la existencia de tantos loros-loritos que repiten su "vamos-bien-vamos-bien".

Da risa, de esa que provoca llanto, ver como el país invierte billones de dólares en armamentos para defender unas fronteras geográficas cuando en todos los demás sentidos nos estamos desahuciando. Ya vemos como PDVSA, por el solo hecho que el gobierno no sabía o no se atreve a manejarla con los que tenían la experiencia, fue entregada a una tribu, privada, que con sus ritos rojos rojitos muy probablemente la estará volviendo una carcaza, con lo que estos mismos dizque revolucionarios, en cualquier momento, pueden verse obligados a llamar a esa funeraria de las fracasadas empresas del Estado que todos conocemos como los-inversionistas-extranjeros.

¿Como paramos esto? Un absoluto mínimo es asegurando que la Asamblea Nacional, la Corte Suprema de Justicia, PDVSA y nuestro sistema de educación no estén formados exclusivamente por loros-loritos rojos-rojitos… o, por si acaso, de loros-loritos azul-azulitos.

Da risa, igualmente de esa que provoca llanto, oír a ese ministro de educación presumir de que él y su jefe, ese a quien le gusta que lo llamen comandante, tienen la capacidad para lograr resolver los misterios de la globalización y con su educación única garantizarles a los jóvenes unos conocimientos para los cuales existirá una demanda en el futuro… o hasta siquiera para hoy. Por la vía que vamos parece que para defendernos como nación, solo contaremos con profesionales cuyas únicas credenciales serán las de ser licenciados rojos-rojitos con tremendos diplomas que los certifican como unos auténticos loros-loritos. Además, el día de mañana… ¿a quien irán a demandar esos pobres loros-loritos, si el mercado no quiere pagarles ni siquiera el salario mínimo?

Comenzando el año es momento propicio para rogar a Dios que salve a nuestra patria de un uniformismo uniformado que nos ladra órdenes y que nos permita tener un gobierno civil que sepa conversar con todas las minorías que posee nuestra maravillosa biodiversidad social, las que en su conjunto conforman la auténtica mayoría en nuestra querida Venezuela. Solicitamos, ya, una Asamblea Nacional que incluya una legítima representación de los hasta ahora 4.287.467 opositores que han sido certificados como legítimos por el CNE.